miércoles, 16 de enero de 2013

0 Real Madrid 2-0 Valencia: la Copa es otra cosa


El Real Madrid sigue sin mostrar una mejoría notable en su juego, pero si dejó ver un ligero cambio de actitud respecto a muchos de sus partidos en liga, y es que en la Copa del Rey parece que la cosa funciona distinta. Tramos del partido, momentos, jugadas, actitudes de jugadores que muestran como las esperanzas en esta competición siguen intactas y que existe una ambición por ganarla. Todo ello, claro está, dentro del mal momento que vive el equipo ahora.

Mourinho preparó el partido como suele hacer con las eliminatorias de mayor exigencia, quizá en otro momento ésta no lo hubiera sido pero en la situación actual era obligado, corriendo los menos riesgos posibles en casa y yendo a por todas fuera de ella, sobretodo cuando la ida es en el Bernabéu. Y la alineación de según que jugadores no es del todo buen guía de esto, más bien va en función de la responsabilidad y motivación que se le de a cada uno en su momento.

Volvía Marcelo a la titularidad, Essien en lugar de Arbeloa y de nuevo Alonso-Khedira-Modric en el medio. Ernesto Valverde llegaba con la idea de hacer un papel similar al del Valencia en la primera jornada de liga, aguantar, hacer un gol, crearle problemas al Madrid, generarle dudas de cara a Mestalla y, si era posible, tomar el mando del partido por un rato.

El Txingurri logró todo menos anotar. Y eso que se vio obligado a variar su esquema viendo como el Madrid podría tener problemas en determinadas zonas. Hecho que viene siendo común últimamente en los rivales blancos.Tampoco quería el entrenador vasco correr demasiados riesgos. Salir de inicio con un sistema valiente puede ser rápidamente penalizado, sería demasiado subestimar. Uno de sus aciertos fue alinear a Parejo solo y por detrás de Banega y Tino.

Salía un Madrid envalentonado y con la vuelta de un Cristiano en comunión con el Santiago Bernabéu. El centro del campo blanco sin apuros aparentes y controlando. El Valencia estuvo los diez primeros minutos a expensas. Claro lo vio Valverde, la misión era incomodar a Xabi. Decidió juntar más la pareja Banega-Tino Costa con Parejo para igualar el duelo, tan arriba apenas provocaban nada. Para no restarle posibilidades a un buen Ever, también retrasó la posición de Jonas, a la línea de Piatti, que estuvo genial. Trataba de juntar más al equipo por dentro y equilibrar con las subidas de Guardado y Joao Pereira en ambas bandas.

El Madrid comenzaba a incomodarse, el equipo debía dar un paso atrás. Parejo cada vez encontraba más sentido a sus jugadas y a Ever se le encendían las bombillas. Gran labor de Pablo Piatti, que estuvo en todas las jugadas, total libertad para aparecer en cualquier zona de tres cuartos. El sacrificio fue para Jonas que debía rondar la espalda de Xabi buscando su pérdida de marca. El Valencia lograba asociarse en campo la mitad blanca del campo y finalizaba jugadas con muchos efectivos. La superioridad llegaba con las intervenciones de los laterales. Si bien es cierto, el Valencia apenas estaba contando con ocasiones claras, Soldado estaba aún sin encontrar su hueco. La labor de Carvalho volvía a hacerse notar de nuevo.

Al hilo de Ricardo, y cuando mejor estaba el Valencia, un balón suyo inició la jugada que finalmente entre Essien, que mezcla buenas con regulares intervenciones, Özil y Benzema lograron que el francés la metiese para dentro. El porcentaje de acierto del Real en contraataque es lo que menos ha bajado.

 Marcelo había dejado ya algunos detalles que marcaban diferencia. Sigue aún con poca forma pero su influencia siempre es mayor de la pensada.Entraba Coentrao al inicio del segundo acto. El Valencia seguía en sus trece de buscar el gol. Y aunque las ambiciones ché durante el partido pudiesen parecer más, no creo que fueran más allá de eso. Esta vez las ocasiones claras iban llegando, en la primera parte únicamente hubo una antes del 1-0. Y si no es por Casillas, tuvo un par de buenas intervenciones, y por la mira desajustada de Jonas, el objetivo de Valverde se hubiera visto cumplido. Demasiado perdonaron los del Turia.

Khedira tuvo otro partido más en el que su omnipresencia es de infravalorar, y ahora le tocaba a él hacer sufrir a Parejo. El centro del campo valencianista no era capaz de aguantar ese planteamiento ni siquiera una hora. Mourinho dio entra a Di María por Modric y después a Higuaín por Benzema.

Al fin se vieron cosas interesantes en Di María, volvía a arrastrar rivales y asociarse, y apenas perdió balones. Queda mejorar su posicionamiento y recuperar su dribling diferencial. El Madrid se sentía de nuevo más cómodo, con circulaciones seguras de balón y Özil haciendo daño por dentro. El 2-0 llegó tras varias jugadas de dominio blanco. Coentrao centra desde la izquierda y en un error, Guardado se mete el balón en propia meta con ayuda de Higuaín.

Valverde cambió a Tino y Ever por Gago, haciendo de eje, y Valdéz. Parejo al interior y a seguir la tónica de antes. Logró inquietar unas cuantas veces más al Madrid, pero será la suerte o el buen hacer blanco, el Valencia debe remontar dos goles frente a un Madrid presumiblemente más atrevido. Y es que, la copa es otra historia.

Alberto  Fernández

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

No queda sino batirse Copyright © 2011 - |- Template created by O Pregador - |- Powered by Blogger Templates