jueves, 31 de enero de 2013

0 Real Madrid 1-1 FC Barcelona: El graduado de Raphael Varane


Se paraba el mundo del fútbol para visualizar el, probablemente, mejor partido que pueda jugarse a día de hoy. Una vez más, y ya van unas cuantas en los último tres años, volvían a tenerse cara a cara el Real Madrid y el Barcelona. Muy pocos podrían imaginarse que de los veintidós futbolistas que iban a saltar al campo el mayor protagonista del choque iba a ser un joven central francés de 19 años que tenía ante sí el partido más importante de su carrera. Y es que Raphael Varane debutaba en un clásico y la presión popular pasaba por él sin apenas hacer ruido. Sólo se esperaba si el chaval iba a superar esa presión y fuese capaz de amoldarse a un contexto tan grande como aquel. Una actuación soberbia es lo que vino después.

Los de José Mourinho con una situación motivacional más alta y mejorada respecto al final del 2012 llegaban con cinco bajas importantes y que en la mayoría de los casos hubieran sido jugadores titulares. Tenían ante sí a un Barcelona que presentaba en el clásico, de la mano de Jordi Roura, con su once de gala y con dos pinchazos a sus espaldas, cosa extraña en este curso. Diego López estrenaba titularidad en el Real Madrid y la defensa se vería formada finalmente por Carvalho y Varane como centrales, Arbeloa lateral izquierdo y Essien en la banda diestra. En el centro y arriba, sabiendo como planteaba José este tipo de eliminatorias, nos imaginábamos un posible 4-3-3 con Modric. Apostó por Callejón y su capacidad para poder incomodar a Jordi Alba. Quizá la zaga es lo que mayor problemática le presentaba al entrenador portugués, enfrentarte al Barcelona sin un punto fuerte en lo táctico como es el tandem Ramos-Pepe frena tus posibilidades de éxito en la retaguardia. Ellos consiguen avanzar la salida de balón y su línea de presión 10 o 15 metros. Este dispositivo táctico ha cuajado a la perfección en los últimos duelos frente al club de la ciudad condal. El ahogo que sufría el Barcelona en ciertas fases de los partidos era considerable. La pareja de centrales suponía generar gran influencia en el sistema de juego blanco, y esto Mourinho no lo tenía esta vez. Carvalho, perro viejo en grandes citas, se presuponía fijo en el once titular. La duda parecía llegar a la hora de elegir el copiloto. ¿Albiol o Varane? El valenciano sabe lo que es jugarle al Barcelona y Varane sigue siendo virgen. Con espacios, Albiol, se desenvuelve mejor que en pocos metros y el Barcelona, en cuanto a peligro, te va a generar como en botica. Sabiendo los problemas que ha tenido el español en otros choques y como sufría cuando tenía a un metro a Messi preparando una pared o un regate, hacía indicar que el papel se lo llevaria el francés, un central del que también se conocen buenas facetas y con buen potencial.

Se empezó a ver rápidamente el gran duelo de pizarras que había por delante e igualmente pronto se advirtió la presión media-alta, que aún con la defensa de circunstancias, consiguió lograr. Los cuatro de arriba reducían espacios en la salida de balón azulgrana, a pesar de que Benzema no tuvo buena noche y a Callejón aún le faltan dos escalones para afrontar con garantías un partido tan exigente. El partido estaba bonito de ver, oportunidades para ambos equipos, quizá a su manera el Madrid optimizando mejor que el Barcelona sus posibilidades. Un Barcelona que como siempre debía mascar bien al rival para apuñalarle en cualquier momento, el Real Madrid conseguía ser unos palillos en su boca. Khedira y Alonso achicando espacios en el juego interior del Barcelona y curando rápidamente su espalda cada vez que Messi les hacía daño. El argentino estuvo notablemente controlado durante el choque, también colaboraron los dos centrales, que cumplieron la función que les dio Mourinho de asimilarse lo máximo a Pepe y Ramos. Un excepcional Raphael Varane, que independientemente de cumplir a la perfección lo mandado (demostró una salida de balón y adelantamiento de líneas de presión desconocida en él) tuvo grandes actuaciones individuales en el corte, memorable actuación en este apartado.

El juego del Barcelona consiguió tomar forma dañina en cuanto a Iniesta le salió la lucidez, cogió los galones y tomó el mando que parecía no cogía ninguno de sus compañeros, genero peligro con sus chispazos, arrugó y dobló por momentos la encrucijada blanca y fue diferencial, El mejor ayer. Los problemas para el Madrid venían en bandas, Essien mantuvo el tipo en la gran parte de las ocasiones pero Arbeloa si sufrió más, su espalda recibió varias puñaladas entre Pedro y Alves. Aunque fue finalmente Fábregas el que mejor se la buscó y se quedó solo ante Diego López. Volvían los fantasmas a Chamartin.

El Real Madrid lejos de amedrentarse, sacó pecho y siguió con sus bandazos. Un fantástico Özil volvía a parecer una vez más incontrolable para la defensa culé , junto con Cristiano, que estuvo en todas y le tocó defender más de la cuenta, incomodaban bastante. Solo Piqué rozó el notable, con cortes también de libro. La segunda parte tuvo más dominio azulgrana. Fábregas y Pedro perdonaron lo que pudo ser el hundimiento total del Madrid y como consecuencia del dominio catalán que hubo en buena parte. Hecho que Mourinho supo contrarrestar con la salida al campo de Modric, también saltó al césped Higuaín. Se marchaban quizá los dos únicos suspensos blancos de ayer, Karim y Jose. Volvían las oportunidades y el peligro al área de un Pinto que ofrecía dudas. En esas llegó la culminación a una actuación soberbia. Varane  remataba de cabeza un corner y se graduaba en el Bernabéu en un encuentro soñado. Al Barcelona le quedaban menos de diez minutos para solventar el error y fallo de no haberse llevado premio mayor, y al Madrid para darle la puntilla a un equipo que en global parecía ser mejor pero no lo fue. Todo quedará por decidirse en una vuelta en la que presumiblemente los de Mourinho saldrán a morder y los de, esperemos, Vilanova desplegarán su mujer fútbol ante su afición. Dentro de un mes, si, un mes.

Alberto Fernández

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

No queda sino batirse Copyright © 2011 - |- Template created by O Pregador - |- Powered by Blogger Templates