miércoles, 31 de octubre de 2012

0 Protagonistas Sierra 31/10/2012




0 Y Orwell cogió su fusil catalán


Alarmado por las voces antifascistas que llegan del frente del nordeste avisando de incursiones militares en espacio aéreo catalán, deseoso de acrecer mi instrucción por lo que pueda suceder de un momento a otro, me he arrojado sobre las fuentes bibliográficas que registran las últimas operaciones bélicas acaecidas en el escenario del conflicto. En prevención de versiones parciales, he decidido empezar por la lectura de un informe extranjero, netamente antifascista y declaradamente catalanista desde el mismo título:Homenaje a Cataluña, firmado por un tal George Orwell. Se trata de un escritor inglés que, antes de alcanzar cierta fama como desertor de la utopía, ejerció de idealista enrolado en las milicias del POUM en 1936 al objeto de combatir el fascismo con el mismo ardor con que hoy se sigue combatiendo desde ese mediterráneo cantón de libertades. Su informe, sin embargo, constata en los lugareños una decepcionante ineptitud para la épica, como si los catalanes no cumplieran finalmente con lo que prometían ser y hacer, cosa inaudita.
—Los reclutas eran en su mayor parte muchachos de dieciséis o diecisiete años, procedentes de los barrios pobres de Barcelona, llenos de ardor revolucionario pero completamente ignorantes respecto a lo que significaba una guerra. Resultaba imposible conseguir que formaran en fila.
El joven y apasionado Orwell se desesperaba en los Cuarteles Lenin de Barcelona, donde no había dinero para un pertrecho decente y sólo les enseñaban a formar y a romper filas, mientras él quería aprender cuanto antes el manejo de la ametralladora y partir al frente de Aragón para cortar el paso al avance de Franco. Pero su beligerancia chocaba con la prudencia –o seny– de los mandos locales, más aficionados al vicio de segregar facciones impuras en el bando propio que a la gloria de arrostrar en el frente los balazos de los nacionales. Y si se luchaba, era tarde y mal:
—En el frente, mi propia exasperación alcanzó algunas veces el nivel de la furia. Los españoles son buenos para muchas cosas, pero no para hacer la guerra. Los extranjeros se sienten consternados por igual ante su ineficacia, sobre todo ante su enloquecedora impuntualidad. La única palabra española que ningún extranjero puede dejar de aprender es mañana. Nada en España, desde una comida hasta una batalla, tiene lugar a la hora señalada.
La cosa tampoco mejoraba mucho cuando por fin se llegaba a las manos:
—A medida que nos acercábamos a la línea de fuego, los muchachos que rodeaban la bandera roja en la vanguardia comenzaron a dar gritos de “¡Visca POUM!”, “¡Fascistas maricones!” y otros por el estilo; gritos que tenían como fin dar una impresión agresiva y amenazadora pero que, al salir de esas gargantas infantiles, sonaban tan patéticos como el llanto de los gatitos. Parecía increíble que los defensores de la República fueran esa turba de chicos zarrapastrosos.
Orwell, herido y desmoralizado, acabó regresando a Inglaterra cuando el POUM fue acusado de contrarrevolucionario por los gerifaltes rojos. Luego Franco entraría en Barcelona sin pegar un tiro y más adelante, en 2012, un caudillo local volvería a arremeter contra la idea fascista de la España una, grande y libre... pero tampoco tenía para pagar un macuto.
Jorge Bustos / La Gaceta
Ir al blog de Jorge Bustos, A los molinos

0 ene1981- Dimite Suárez, toda la prensa contra él


Hemeroteca del buitre
J.F.Lamada
http://www.intereconomia.com/blog/buitre-me


martes, 30 de octubre de 2012

0 Queremos Hablar de Empresa 30/10/2012




0 Gladiadores modernos, piscinas turbias y ángeles ebrios. Cuatro días en Las Vegas para la pelea cumbre de la lucha definitiva (IV)



Otra noticia, menos importante en lo empresarial pero casi definitiva en lo psicológico, es la retirada del ruso Fedor Emilianenko. Dominador invicto durante diez años de los pesos pesados, los Fertita llegaron a ofrecerle dos millones de dólares por combate más el porcentaje del pay-per-view; el doble de lo que cobra Anderson Silva, el considerado mejor luchador del mundo “libra por libra”. Sin embargo, Emilianenko nunca entró en la UFC, lo que ha dado lugar a las inevitables especulaciones en el mundillo, y se mantuvo como freelance que peleaba aquí y allá casi toda su carrera. Su retirada el pasado mes de enero supone que no queda ningún luchador de verdadero relieve público fuera de la órbita de la UFC. Y, por tanto, los de nivel medio-alto como Le deben entrar en ella, porque va a ser el último lugar con ingresos relevantes.

Entre Coté y Le fluye en la rueda de prensa el tipo de relación de camaradería distante que domina en este deporte. En la idea de que pueden hacerse mucho daño el uno al otro, no quieren darse motivo para ello. Se respetan, hablan del rival con una consideración un punto chocante para alguien con quien vas a cruzar todos los golpes imaginables al cabo de 48 horas. Luego, Coté es rodeado por una docena de medios canadienses, que le dan tratamiento de estrella aunque no esté muy por encima del puesto diez del peso medio. El sábado, Le vencerá sin complicación alguna.
Luego sale la estrella de la jornada, Tito Ortiz. La comparecencia de Anderson y Sonnen se adelantó por tener entidad propia, pero también para dejar que “El Campeón del Pueblo” tuviera su gran adiós ante la prensa y los aficionados, que ya llenan el resto de la sala y los alrededores de la piscina. Ortiz accederá al Hall of Fame del deporte horas antes de su combate final, tras una carrera de 15 años: debutó en el UFC 13 y se va a despedir en el 148. En rigor, Ortiz lleva los últimos seis años largos viviendo de sus éxitos pasados, su carisma como ídolo de los hispanos y su fama como pareja de pornostar, con tormentas incluidas. Perdió siete de sus últimos ocho combates, y si no ha decidido retirarse él, lo habrá hecho la UFC, con la que ha tenido sus más y sus menos a lo largo de su carrera, por el sencillo método de no ofrecerle más combates. Tal vez sea eso lo ocurrido, claro. Fue uno de los hombres que cimentó el desarrollo de la empresa, pero también esta le dio de lado en algún momento en que las cosas se torcieron.
Los luchadores firman contratos por varios combates con la UFC. Esta rastrea talentos en su propio reality show,en competiciones menores o en campeonatos de distintas artes marciales. Ese contrato te fija una bolsa segura por combate para tres, cuatro peleas; también es posible ganar bonus en cada velada por el mejor k.o, el mejor combate etc. Puedes tener aparte tus contratos publicitarios. Si vas sumando victorias, o bien si tienes alguna derrota pero aportando espectáculo y creándote un buen perfil profesional, puedes renegociar al alza. Todo muy americano, muy “tanto logras, tanto vales”, con una permanente selección natural de los mejores.

A cambio, la UFC decide tus rivales y las fechas en que combatirás, normalmente un par de veces al año. También es la que gestiona los arbitrajes, te obliga a presencia en actos públicos etcétera. Es decir, te protege y paga bien, pero tiene bastantes medios para ponerte las cosas difíciles. Por otro lado, ese control es precisamente el que está permitiendo a la UFC crecer tan rápidamente: sus luchadores son figuras accesibles, siempre disponibles para todo tipo de actos y promociones. Y en cuanto a los enfrentamientos, cocina los tiempos de manera que siempre crezca la expectación. Mientras en el boxeo los combates dependen de acuerdos sobre las bolsas, negociaciones para el reparto del pay-per-view etcétera, y por ejemplo hay quien dice que jamás se verá un Pacquiao-Mayweather, en el micromundo cerrado de la UFC las rivalidades siempre desembocan en un combate de fondo que deja claras las cosas. De alguna manera, han conseguido trasladar en parte el control de los tiempos y el efectismo propios del wrestling a peleas reales, más duras que los del boxeo actual. El premio ha sido mejores audiencias televisivas en Estados Unidos que el boxeo entre los menores de 35 años.

Ortiz, como dije, chocó en varias ocasiones con decisiones de la empresa. Y esta, ahora, le puso para su combate final un regalo envenenado como rival: Forrest Griffin. Por un lado, puede interpretarse como una muestra de respeto que, tras tantas derrotas, el último combate que te asignen sea de entidad. Por otro, vaya problema tener que medirse con un tipo tan duro justo el día de marcharse. Ambos se han enfrentado dos veces, con una victoria para cada uno. Pero lo peor es que, al corresponderle Griffin, Ortiz ni siquiera podría contar con la simpatía unánime del público para su despedida. Ex policía de Georgia, Griffin vendió cuanto tenía para marcharse a Las Vegas en busca de su sueño de ser luchador profesional. Hace siete años ganó el primer reality show de The Ultimate Fighter, con una victoria en la pelea que está considerada como el inicio de la edad moderna de este deporte por su impacto mediático. Fue campeón del mundo y ha tenido una carrera regular, impulsada en parte por el hecho de que es un tipo que cae bien. De habla pausada y gesto un tanto simiesco, ha creado una línea de camisetas con un mono, un excelente ejemplo de su sentido del humor autocrítico. Además, pelea en su hogar de adopción.

La rueda de prensa de ambos es el choque de dos mundos. Griffin lleva pantalones cortos de deporte, una de sus camisetas, y hace continuos comentarios sarcásticos, generalmente en contra de sus propias habilidades y acerca de su pereza para entrenarse. En alguna ocasión incluso consigue arrancar una sombra de sonrisa de Ortiz, que permanece en esa pose de jefe indio impasible tan característica en el mundo de los deportes de contacto. Vestido con un impecable terno claro, Ortiz desafía al mundo desde su confianza de self made man surgido del arroyo. Salpica el balance de su carrera con sentencias tipo “tenía tres opciones: la muerte, la cárcel, o las artes marciales mixtas”, que arrancan el entusiasmo de los asistentes, incluyendo unas niñas canadienses de diez años que preguntan  a los luchadores cuando se da oportunidad al público. Ahora dice que se dedicará a sus gimnasios y, tal vez, a hacer algún pinito en el cine.

Julián Díez
Jot Down

0 Sevilla


Estuve en Sevilla y se abrió el cielo. Sevilla, que es la ciudad de la medida, se transforma cuando llueve en la ciudad de la exageración. Pero una vez más –y van…–, comprobé que es muy complicado reunir tanta belleza como la que Sevilla regala. Los jacarandas van hacia la desnudez del otoño, las buganvillas se mantienen a duras penas y al azahar le aguardan muchos meses para estallar en primavera. Por la calle San Fernando circula el tranvía con más corto recorrido de Occidente. Apenas un kilómetro y medio. Fue idea de Monteserín, el anterior Alcalde, fulgurante estrella socialista al que los sevillanos le decían «Monteserrín». Por ahí la Universidad, San Telmo y el Alfonso XIII. Archivo de Indias y Torre del Oro, que vigila el río con elegante melancolía. Sucede, quizá por haber nacido en Madrid, que los ríos de verdad me entristecen. Y un Guadalquivir aguantando la lluvia torrencial y los cielos negros, es un Guadalquivir puesto a disposición judicial. De ahí hasta Bonanza y el Coto Doñana, navegable y libre, hacia el Atlántico. En invierno y primavera, desde la baranda del Puente de Triana, invierto mucho tiempo contemplando las aguas del gran río, las mismas que se detenían cuando don Francisco CurroRomero llevaba al toro soñando en su muletilla con cadencia de temple supremo. Jamás me he apostado en la ribera del Manzanares para mirar el curso de nuestro aprendiz de río. El Viejo Profesor, don Enrique Tierno Galván, lo sembró en su día de patos, y los alrededores del Manzanares olían a pato asado o a pato en la naranja, aunque alguno de ellos sobrevivió. El Guadalquivir es de gaviotas y cormoranes, y en verano también de los mosquitos, que forman batallones de ataque que harían temblar a los cuatro valientes nacionalistas catalanes que se asustan con los aviones. Nueva carta a la vicepresidenta de la Comunidad Europea, la tercera: «Señora Reding. En Sevilla, el nacionalismo catalán ha sido cruelmente atacado por decenas de miles de mosquitos españoles, y estamos muy preocupados».

Lomo manteca en casa de Rogelio, «Trifón», en su «Flor de Toranzo» que ha establecido en el centro de Sevilla el Consulado General de Borleña en Andalucía. También el acogedor Egaña-Oriza, que trae cada día los mejores langostinos y gambas de la costa de Huelva. En esta ocasión, y sin que sirva de precedente, los pagué de mi bolsillo porque no estaban Curro Romero ni Antonio Burgos para suavizar mi desconsuelo económico. Anduve por Sierpes, allí donde mi abuelo don Pedro Muñoz-Seca retó a una gitana que le había reconocido pero no recordaba su nombre. «Mañana, a esta misma hora, pasaré por aquí. Le daré un duro de plata si se acuerda de mi nombre». Y a la mañana siguiente, ahí estaba la gitana esperando con el nombre en la punta de la lengua. «Ya sé quién es usted. Usted es los hermanos Quintero». Y se llevó el duro de plata, como está mandado.

No tenemos dinero, pero habría que crear un servicio de visitas rápidas al triángulo luminoso de Andalucía la Baja –Sevilla, Cádiz, Huelva–, para que los nacionalistas conocieran los mejores aires romanos de esa España a la que desprecian. Nada tengo contra Amorebieta y el Prat del Llobregat, pero mucho me temo que lo verían de manera diferente después de haber conocido, aunque someramente, la historia, la tradición, la arquitectura y el arte popular –también en la palabra está el arte–, de Andalucía. Y sus paisajes, que ahora son verdes como todas sus sierras, tantas y tan prodigiosas.

Pues nada. Paco y Enrique, gracias. De nuevo he estado en Sevilla.

Alfonso Ussía
La Razón

0 El francotirador precoz


Aquel amigo de mi padre no mató a muchos. Ocho o diez, a lo sumo. Hombres. También creía haberle disparado a una mujer, por error; pero eso nunca pudo confirmarlo. Eran otros tiempos, me decía. Años lejanos de guerra civil, juventud, tiempos artesanos. Nada de visores nocturnos, intensificadores de luz, infrarrojos y otras sutilezas de ahora. Una manta en el suelo para no helarte. Un Máuser y paciencia. Mucha paciencia. El Máuser era un Coruña 35 -aún pueden verse en museos- al que le había limado la rebaba del gatillo, o algo así, e iba suave como la seda. Bastaba una presión leve, y bang. Cazaba seres humanos. Vidas. 

No había nada en su casa que recordase aquello: ni condecoraciones, ni fotografías, ni armas de ninguna clase. Tardé años en saber en qué bando estuvo; perdedores y ganadores, daba lo mismo. Tampoco yo tenía claro eso de los bandos, y sigo sin tenerlo. Todo había sido cuestión de azar, técnica, condiciones personales. Estar aquí o allá en el momento adecuado. Hay quien es bueno para el violonchelo, o el cálculo, o el sexo. Él era bueno para aquello: tenía buen pulso, era paciente y tenaz. Por eso le dieron un fusil y le asignaron un tejado, una ventana, una tronera. Tenía diecisiete años. Después, muchos años más tarde, a veces, me sentaba a su lado y él me contaba. Yo estaba aquí, el objetivo allá. Dibujaba distancias imaginarias en el aire, o sobre una hoja de papel. Trayectorias. Frutas sobre la mesa. Olor a tabaco negro. He visto asesinar manzanas, naranjas, peras, pasas, nueces, piñones, vasos de vino. Bang, bang. O tal vez debería escribir asesinar a. Manzanas y nueces. Asesinar a manzanas y nueces, etcétera. Cada una de aquellas manzanas y nueces tenía derecho a preposición gramatical. El vino sobre el mantel, además, me hacía pensar en la sangre. Y vas a volver loco al niño, decía su mujer. Cómo se te ocurre. Dios mío. Cómo se te ocurre contarle esas cosas. Luego se iba, y entre el humo de tabaco negro flotaba un silencio cómplice.

Arturo Pérez-Reverte
XL Semanal
Leer la Patente de corso completa de esta semana 

0 jun1980- Garrigues coloca a PedroJota como director de 'Diario16'


Hemeroteca del buitre
J.F.Lamada
http://www.intereconomia.com/blog/buitre-me


lunes, 29 de octubre de 2012

0 Tokyo stabbing (1961)

Yasushi Nagao
Mainchi

0 El traje de Iker



La usurpación inconsciente ha sido la causa por la cual la prensa del progreso viene alabando la mezcolanza de la dupla Xavi-Casillas.

Casillas tiene un traje de bolsillos “enormes, profundos e insondables” al contrario que los camareros de Casino, que contaba Camba.

-Mientras tanto, esto es, mientras la supresión de los bolsillos no se extienda de los empleados a los clientes, la cosa nunca podrá tener el valor del ensayo social.

¡Quiá! Social, la palabra elegida por la España plural, que toma forma, como si no, en la catalanidad del de Fuentealbilla.

-Ambos […] son un ejemplo de juego limpio admirado por todos. Juntos han mostrado una actitud conciliadora que ha limado las tradicionales diferencias entre jugadores y aficiones.

Dice la página web de los Premios Príncipe de Asturias, ahora que los Príncipes de Asturias son un Nobel en pequeñito.

Repárese en el admirado por todos. Ese plural totalitario, embaucador, social, tanto o más, que el tiqui-taca que tan bien representa Xavi…e Iker. Y de ahí la España plural. Claro ejemplo de ello el del Romeo de la Carbonero que por no mojarse dejó en la estacada a un portugués, no sabemos bien si por ser portugués o por ser de su equipo del que algún día alguien (o algo) nombró capitán vitalicio.

Total que si la izquierda política impera en el monopolio cultural de la creación de pobres para el posterior reparto de chalecos salvavidas en forma de libros de la Etxebarria, la izquierda futbolera impera en la creación de ídolos cainitas para el reparto de chalecos salvavidas en forma de Premios Príncipe de Asturias.

-Se pasan la vida en el balcón haciendo labores de fantasía. Y esos trajes para los pobres, horribles, sí, pero muy útiles en estos tiempos tremendos de socialismo.

Y en ello andan.


Darío Novo

0 Protagonistas Sierra 29/10/2012




0 Un Real Decreto para los boquerones en vinagre

Café Óliver, Gaztambide 54, Madrid 


0 may1980- Cebrián ('El País') condenado a cárcel. Apoyo de Gutiérrez ('Diario16')


Hemeroteca del buitre
J.F.Lamada
http://www.intereconomia.com/blog/buitre-me


domingo, 28 de octubre de 2012

0 Gladiadores modernos, piscinas turbias y ángeles ebrios. Cuatro días en Las Vegas para la pelea cumbre de la lucha definitiva (III)



Sin embargo, Sonnen estuvo a 1:50 minutos de derrotarle en agosto de 2010, y desde entonces se ha dedicado a buscarle las cosquillas cada vez que le han puesto delante un micrófono. El estadounidense hizo una exhibición amplia de trash talking durante meses: tuvo referencias a la mujer de Silva, menosprecios hacia Brasil y hacia el historial del campeón. Aunque las provocaciones de este tipo son mucho más habituales en el deporte americano que en el europeo, todo el mundo me asegura que no son frecuentes en la UFC. El detalle me recuerda algo que oí comentar al escritor León Arsenal: se ha perdido en parte la cortesía desde que la gente no va armada. Cuando tu interlocutor puede responder a un comentario irónico con un mandoble, tiendes a comportarte de un modo prudente y educado. Y cuando tu rival puede decidir en una décima de segundo si la patada que va a propinarte cuando quedas descubierto te enviará al hospital o solo te hará daño, es preferible que te vea como un rival deportivo, no un enemigo personal.

Sonnen rompió esa barrera, quizá como parte de una estrategia para convertirse en el primer chico malo de la competición, el Dennis Rodman o el Pepe de la UFC. Su récord era apenas de seis victorias y cuatro derrotas. Entró en el circuito en 2005, y lo abandonó al año siguiente tras una breve trayectoria de dos derrotas y una victoria por puntos. Tras volver a currárselo en competiciones menores, aprovechó su segunda oportunidad. Con todo, cuando en 2010 llegó con 33 años al combate por el título contra Silva tras tres victorias consecutivas, parecía un compromiso de trámite. Sonnen, campeón de lucha libre en la Universidad de Oregón, donde se graduó en Sociología, mantuvo en el suelo a Silva 20 de los 23 minutos que duró el combate, haciendo valer su corpulencia y las llaves de su deporte preferido para inmovilizar y golpear una y otra vez, una y otra vez: los mencionados 320 impactos por solo 64 de su rival.

Después, entre provocaciones, un positivo por testosterona, una candidatura local con los republicanos, distintos líos con el fisco y varias victorias, Sonnen consiguió labrarse un perfil público del que carecía. No del todo negativo en un país en el que la villanía deportiva vende, y sobre todo la eventual redención. Y Sonnen logró, además, sacar al fin de sus casillas a su estólido rival. Días antes de que se encontraran al fin, Silva habló de dientes y huesos rotos: “Lo siento, porque va a ser muy violento. Voy a aniquilarle de una forma que cambiará la imagen de este deporte”.
El pay-per-view para la cita se cobraba a 60 dólares en alta definición. Las 18.000 localidades a la venta se agotaron en horas, con  una recaudación récord en la historia del estado de Nevada de siete millones de dólares.

El jueves se celebra la rueda de prensa de los dos combates secundarios y una breve sesión de entrenamiento pública, en esta ocasión en el hotel Encore. La UFC, como gran evento con raíces comerciales en los propietarios de casinos, reparte sus actos por media docena de instalaciones en diferentes puntos de la ciudad, casi siempre entre los establecimientos de nivel medio superior. El Encore, uno de los hoteles de construcción más reciente, está situado casi al final del Strip en dirección al centro. Para la ocasión se habilita una sala de fiestas con capacidad para un millar largo de personas, con la piscina central como escenario de fondo.
Casi la mitad del aforo está ocupado por periodistas. Escenario cuidado al detalle, presencia de incontables cámaras, pantallas gigantes emitiendo vídeos promocionales, un bufet libre exquisito… En ningún evento deportivo europeo de primer orden, ni siquiera en finales de la Champions League, he asistido a un despliegue semejante. La diferencia, por supuesto, es que la UFC está en promoción permanente. Es una empresa privada que busca toda la publicidad posible, que hace todo lo necesario para convertir sus grandes citas en el evento del año y lograr clientes televisivos. Con veladas de menor jerarquía casi a diario en todo el mundo, más citas que llevan el título de UFC mensualmente y en las que casi siempre se pone en juego un título mundial, esta UFC 148 es la creme de la creme; el evento central de la llamada International Fight Week, que van a organizar anualmente en Las Vegas la semana del 4 de julio.

La primera comparecencia reúne al canadiense Patrick Coté, el mejor luchador de su país y veterano de la competición, con el vietnamita Cung Le. A sus 40 años, invicto en kickboxing, Le quiere conseguir para el final de su carrera un lugar en la principal federación del momento. Como a otros  luchadores de prestigio, a Le le ha llegado el momento de entrar en la UFC, que ya era la primera empresa del sector pero en el último año ha obtenido una posición incuestionablemente hegemónica. En primer lugar, por la adquisición de su principal competidora, Strikeforce, que posiblemente se mantenga como un sello de menor jerarquía. La siguiente empresa en audiencias que queda independiente, Bellator, está a mucha distancia y tiene un punto excesivamente macarra para los luchadores más expertos: sus eventos son de ocho competidores peleándose simultáneamente hasta que sólo queda uno en pie.

Julián Díez
Jot Down

0 Desnudo en la revista que no le paga los reportajes


PES- Dino Geromella, un periodista freelance croata, ha conseguido meter un gol en la portería de la revista semanal de actualidad para la que trabajaba últimamente- Aktual- , que le debía los trabajos efectuados durante los últimos trece meses.
Cuando intentó que le pagaran los trabajos que le debían, Geromella se enteró de que la empresa –una Sociedad Limitada- que había publicado la revista hasta entonces se encontraba en situación de quiebra, y bloqueada. El semanario, que continúa a la venta en los kioskos, aparece ahora publicado por otra SL, con la misma cabecera y los mismos responsables; pero sucede que, según la legislación croata, la nueva sociedad no tiene por qué cargar con las deudas de la anterior, y la “vieja”, al encontrarse bloqueada, no tiene obligación de pagar a sus colaboradores.
Dino Geromella tiene 28 años y lleva diez colaborando en distintas publicaciones, a las que ha enviado artículos desde Italia y España, países en los que ha residido. Y no es de los que se rinden, así que insistió en querer cobrar su deuda. A modo de “compensación” le ofrecieron las alternativas más peregrinas: desde sacarle un abono para un circuito termal por tiempo indefinido, hasta proporcionarle un coche de alquiler o la posibilidad de comprar siempre que quisiera dulces en una conocida pastelería de Zagreb. Después de darle muchas vueltas, Geromella decidió pedirles a cambio de la deuda una página de publicidad en la propia revista. Aceptaron, probablemente para quitárselo de encima y sin tener ni idea de lo que pensaba hacer.
El resultado ha sido una fotografía publicada el 2 de octubre de 2012, a toda página, del periodista desnudo y acompañada de un texto donde se lee que no tiene dinero para comprarse ropa, porque el periódico no le paga, y con los genitales tapados por dos franjas naranjas que se cruzan “porque en el fotoshop estas cosas son gratis todavía”.

0 El Alcalde de Segovia que se indigna y quiere ser catalán



El alcalde de Segovia, el socialista Pedro Arahuetes, ha mostrado su indignación por los últimos presupuestos generales de la región, en la que su ciudad sufrirá un recorte de la inversión cercano al 32%. "No me siento querido en Castilla y León", ha afirmado el edil, quien ha afirmado que "debemos marchar con Cataluña, no vale la pena seguir en Castilla y león".
"Me declararé catalán. Intentaré adherirme a Cataluña porque creo que aquí también tenemos que tener el derecho a definir cuál es nuestro territorio", ha dicho Arahuetes, según recogen medios locales. "Si no nos hacemos catalanes, pues nos hacemos vascos o franceses. o nos vamos con los alemanes".
Tras declararse "muy engañado y estafado", el alcalde castellano ha declarado su intención de declarase "territorio independiente alemán".  "Igual hay que olvidarnos del conjunto e independizarnos. No solos, porque solos no podemos, pero sí decidir todos los segovianos que queremos ser alemanes".

0 El no de Marías


La conversación nacional está tan encanallada que dos de los personajes más vapuleados esta semana fueron un empresario que donó a Cáritas 20 millones y un novelista que rechazó un premio. ¿Cómo se atreven a hacer eso?, pregunta el sans-coulotte. La pasión española del resentimiento, tal vez potenciada por las penurias de nuestro tiempo, se ha vuelto aún más ácida y destructiva que de costumbre con cualquiera que destaque por un mérito personal. Como en los cementerios de las películas de zombis, del subsuelo brotan manos que tratan de arrastrar abajo a los que se proponen dar otra medida. Y luego nos quejamos de la mediocridad que lo intoxica todo. 
Javier Marías se ha comportado como un hombre honesto. Dicen que también como un vanidoso, pero eso no puede ser, porque no se conocen creadores vanidosos. Lo escandaloso no es esto de Marías, sino que, enfrentado al mismo premio -a la misma tentación fáustica-, Suso de Toro, el de madera de presidente, se lo aceptara en 2003 a ¡Aznar!, ¡al Prestige!, ¡al Trío de las Azores!, ¡a la Ciudadela de la Extrema Derecha! No he dedicado decenas de artículos a advertir de los peligros que entrañan un periodismo y una cultura orgánicos, clientelizados por premios, informativos de autor y subvenciones, para ahora no admirar el gesto de Marías como el de un tipo libre que permanece a la intemperie, por más que disponga ya de la seguridad procurada por la consagración. 
Marías ha sido detestado estos días porque constituye un ejemplo que afea a los demás. A los que entran en camarillas donde se intrigan las prebendas. A los aduladores del poder. A los que sí se acogen a sagrado en el Estado para no padecer esa incertidumbre atroz que consiste en depender del criterio del público. A los que tienen un político de cabecera por el que acuden incluso a amenizar las veladas si a los invitados se les antoja la siempre simpática compañía de un escritor o un cineasta. A los que, dentro de sí, en alguna parte recóndita de su conciencia, se sienten sucios porque saben que fueron comprados. Antes que esa conducta, que es la que más abomino de mi oficio y de otros oficios colindantes, prefiero el «no, gracias» de Marías, de quien ni siquiera soy lector, y al que alguna vez Pérez-Reverte logrará meter en una pelea a puño descubierto. O no.
David Gistau/ El Mundo

0 ago1980- Atentado contra Uranga ('Diario de Navarra')


Hemeroteca del buitre
J.F.Lamada
http://www.intereconomia.com/blog/buitre-me


sábado, 27 de octubre de 2012

0 Gladiadores modernos, piscinas turbias y ángeles ebrios. Cuatro días en Las Vegas para la pelea cumbre de la lucha definitiva (II)



En retrospectiva, el triunfo original de Gracie estableció bastantes de las bases por las que la UFC evolucionaría desde entonces. Por ejemplo, la hegemonía de combatientes brasileños: tipos duros de favelas domesticados en el gimnasio, con una disciplina estricta impulsada por el hambre de triunfo, sin olvidar la existencia de un deporte propio menos glamouroso, el valetudo. Además, el jiu-jitsu brasileño ha terminado por convertirse en la disciplina que más influye en las artes marciales mixtas actuales, donde no faltan tampoco elementos de taekwondo, boxeo, muay thai, kickboxing o lucha libre. Porque de la lucha de expertos en distintos deportes se ha ido pasando a una disciplina propia, con una selección de técnicas de las demás, en la que los campeones de un solo deporte podrían participar, pero no durarían mucho en pie.
Los veinte años transcurridos, además de los del crecimiento, han sido los de la respetabilidad. Aunque la iconografía de la UFC sigue estando mucho más cerca de los chándals con llamas de Bosco que de las chaquetas de Armani, con mayoría de tatuados en el octágono y de rednecks en la grada, el “sin reglas” inicial se ha ido atenuando, en parte por una campaña política un tanto oportunista que liderara en su momento el más tarde candidato a la presidencia John McCain. Se han impuesto una treintena de limitaciones, que afectan en su mayoría a cuestiones de sensatez como el ataque a los ojos o los genitales. Se crearon categorías por peso. Los combates son cortos, de tres asaltos de cinco minutos por lo general, y de cinco en peleas por el título, y se detienen sin cuenta de protección, tan pronto como el árbitro determina que uno de los luchadores ha recibido un daño severo o se encuentra conmocionado. En consecuencia, el historial de lesiones de verdadera gravedad o problemas cerebrales es nulo. Eso sí, la lona debe aún limpiarse de sangre entre combates: el codo es más letal que el puño contra un enemigo caído, la rodilla puede emplearse contra rivales aún en pie o cayéndose, y en suma, los luchadores veteranos bromean sobre cuánto les queda de original en sus dientes, su nariz o sus costillas. Aunque la UFC como espectáculo se haya refinado al punto de que no ofrece fotos de sangre.

Fueron surgiendo otras empresas que organizan combates de artes marciales mixtas, algunas con reglamentaciones más extremas. Pero la UFC, desde que pasara a estar controlada por unos hermanos del negocio de los casinos, los Fertita, ha ido imponiéndose al combinar espectáculo, marketing y olfato empresarial.
Tras 24 horas consecutivas sin dormir de avión en avión, mi primera noche en Las Vegas llega y acaba temprano. A las cinco de la mañana bajo a buscar mi desayuno. El casino del MGM Grand está tan iluminado como siempre, como Cortylandia en el puente de diciembre; pero la escasez de clientes, y la reducción del ruido de la tarde anterior, cuando tuve que pasar por allí hacia mi habitación, dan al lugar un aura terminal, ballardiana. Desde lo alto de una de las escaleras de salida, las tragaperras se extienden hasta donde alcanza la vista bajo un techo de cinco metros de altura. Como hormiguitas, deambulan representantes tardíos de las principales clientelas de Las Vegas: adolescentes en busca de un remake con colegas de Resacón…, ancianos de los que en España frecuentan los bingos y ludópatas dispuestos a gastarse los ahorros del año en busca del golpe de gracia,  mostrando diversos grados en su evolución hacia el estado terminal de hiperactividad paranoica. Los profesionales del póker y los jugadores ocasionales que son capaces de limitarse a la pura diversión, siempre numéricamente mucho menores, ya no están a esta hora, en la que igualmente se retiraron las camareras recauchutadas para dar paso a sus versiones low-cost, obligadas sin embargo a lucir el mismo uniforme de top y minifalda/maxicinturón. Completan el paisaje los croupiers —casi siempre orientales— y las limpiadoras —siempre hispanas— en tarea constante para que la moqueta colorida, las lámparas doradas y los detalles en mármol reluzcan sin mácula.

La camarera —mexicana— que me cobra en el autoservicio me dice que lleva trabajando desde las cinco de la tarde, pero ahora terminará el turno a las siete.
El día antes dieron comienzo los fastos del UFC 148 con la rueda de prensa de Silva y Sonnen, los dos grandes protagonistas, los tipos de la gran revancha. Silva llega a la cita con una inmaculada trayectoria de 14 combates disputados y otras tantas victorias, sólo dos de ellas a los puntos: el mejor récord de la historia de este deporte. Hombre de pocas palabras, de cultivado aire entre misterioso y altivo, es el primer luchador de UFC que consigue contratos publicitarios con marcas grandes de fuera de la órbita habitual de la UFC, como Burger King, Philips o Nike.

Julián Díez
Jot Down

0 Reducción de cubo amarillo

Diversión LOGSE, Moncloa,Madrid

0 Nueva velada pugilística en Sol: Bob Esponja VS Hello Kitty



Hace varios días decenas de niños y mayores asistieron atónitos en pleno corazón de Madrid como «Bob Esponja» y «Hello Kitty» se enzarzaban a puñetazo limpio en una pelea que se prolongó durante unos minutos. En principio el encontronazo viene provocado por cuestiones económicas, ya que la posibilidad de recaudar más dinero depende de estar o no en una zona con mayor o menor afluencia de gente.
El año pasado «Minnie Mouse» y «Dora La Exploradora»protagonizaron una trifulca similar, aunque lo novedoso, reside en la grabación del suceso. En el vídeo se aprecia como los testigos se acercan perplejos, dudando si la pelea entre ambos «personajes» es ficción o realidad.

0 Y Amancio Ortega sigue sin dimitir


El dueño de Inditex ha entregado a Cáritas 20 millones de euros y los archimandritas del progresismo, con la alegre brigada del bongo cubriendo los flancos, se le ha echado encima en menos que un indignado se lía un peta. Una insigne literata ha comandado las operaciones recetándole al bueno de D. Amancio una catarata de mensajes en las redes sociales para afearle su decisión de ayudar a los pobres, aunque en su honor hay que decir que esta vez todos los textos son originales suyos. Es que la pobre tuvo por dos veces la mala suerte de que el procesador de textos le jugara sendas malas pasadas intertextualizando en sus novelas párrafos procedentes de obras de otros autores, bien a causa de un extraño virus informático, bien porque sin querer pulsó una rara combinación de teclas que hizo que su ordenador localizara textos similares en la red y los intercalara, válgame Dios, respetando las reglas de concordancia y acomodando los párrafos añadidos a las características de la trama que había desarrollado previamente. Seis mil eurazos le costó solventar las dos demandas que le interpusieron, que en justicia debería haber asumido Microsoft por la impericia de sus ingenieros en el diseño de los algoritmos copy-paste del sistema Windows.
Pero putadas informáticas al margen, lo que nuestra injustamente preterida en el Nobel de Literatura ha venido a señalar es algo que comparte el progresismo en su más amplio espectro. Los pobres son patrimonio exclusivo de los progres, que para eso los fabrican a borbotones con sus ideas, y ningún ricachón puede intentar paliar su triste destino sin obtener antes los correspondientes permisos.
Amancio Ortega ha cometido el delito de hacerse rico vendiendo batas de guatiné a domicilio hasta levantar el imperio que hoy es Inditex, el primer fabricante y distribuidor de moda a escala mundial. Como agravante, se ha atrevido a crear 90.000 puestos de trabajo, de los que casi la mitad están en España. Ha dado ocupación a decenas de miles de personas que ahora podrían estar tan ricamente viviendo del subsidio estatal y participando en asambleas para tomar el congreso con el apoyo de la literata intertextualizadora y sus colegas.
Además le ha dado el dinero a Cáritas, cuando lo que hacen los millonarios decentes –todos de izquierdas– es financiar proyectos solidarios para implementar políticas de empoderamiento y salud reproductiva entre las poblaciones indígenas sojuzgadas por el sistema capitalista. Luego aquí, en el terruño, dejan en el paro a la mitad de sus plantillas indemnizándolas con el mínimo previsto en la legislación laboral del PP; pero los ricos de izquierdas trabajan por el bien de la humanidad, y si el poder político ya no puede mantenerlos con subvenciones no es culpa de ellos, sino de la dictadura de los mercados.
Sucede que igual Amancio Ortega no se ha enterado de esta polémica, como solía ocurrir en el Kremlin cuando el editorialista del diario Arriba le metía su rejonazo semanal. Así que ni va a dimitir de sus cargos, ni va a entregar Inditex a una comuna autogestionaria, ni tampoco parece que vaya a cambiar el destino de esos 20 millones entregados a la caridad de la Iglesia Católica. Una pena. Con la de abortos que podrían ser financiados y la de indemnizaciones por plagio que podrían ser atendidas gracias a semejante pastón.
Pablo Molina / Libertad Digital

0 mar1980- Savater ('El País') contra la Iglesia, réplica del 'Ya'


Hemeroteca del buitre
J.F.Lamada
http://www.intereconomia.com/blog/buitre-me


viernes, 26 de octubre de 2012

0 Corea ejecuta con un mortero a un viceministro que bebió durante el luto de Kim Jong-il


Chol fue detenido a principios de este año por orden de Kim Jong-un, quien asumió el liderazgo tras la muerte de su padre en diciembre. Bajo las órdenes de Kim Jong-un para que no se deje "ningún rastro de él, hasta el pelo", según medios surcoreanos citados por The Telegraph. La ejecución de Kim Chol es solo un ejemplo de una purga de los miembros de las Fuerzas Armadas de Corea del Norte que amenazaba al incipiente régimen de Kim Jong-un. Por su parte, la agencia de información surcoreana Renhap informa que más de 30 funcionarios de alto rango han sido cesados desde que tomó posesión Kim Jong-un. Los analistas sugieren que Kim Jong-un, quien asumió el cargo de jefe de Estado tras la muerte de su padre a finales del año pasado, actúa para consolidar su propia base de poder e impedir cualquier crítica a su juventud e inexperiencia. Se cree que tiene  28 o 29 años.

0 Protagonistas Sierra 24/10/2012




0 Gladiadores modernos, piscinas turbias y ángeles ebrios. Cuatro días en Las Vegas para la pelea cumbre de la lucha definitiva (I)



320 golpes en 23 minutos. Casi 16 por minuto. La primera vez en que Anderson Silva, el invicto luchador brasileño, se enfrentó al estadounidense Chael Sonnen, se batió el récord de golpes efectivos en un solo combate de la historia de la UFC. De todo se lleva hoy estadísticas, ya se sabe. Sonnen, un underdog, un jornalero del trompazo entrado en la treintena que a la manera de Rocky Balboa se encontraba ante la única oportunidad de su vida, sometió a un castigo inhumano al mejor luchador de todos los tiempos, el invicto cinturón negro en jiu-jitsu, capoeira, judo, taekwondo y muay-thai. Pero este, cuando los jueces ya rellenaban su ficha de puntos, reforzó su leyenda: con una llave neutralizó a Sonnen y le obligó a rendirse.
Puede que sea el mejor combate de la historia. La UFC fue aplazando dos años la revancha, cocinando a fuego lento la expectación.
A mí me invitaron a asistir a su reencuentro. En Las Vegas.
Aterrizo un martes, la pelea es el sábado. El aeropuerto está junto al Strip, la avenida de kilómetros de largo en la que se agolpan los hoteles-complejos de fantasía. Mientras el avión busca el slot para desembarcarnos, por las ventanillas veo a una calle de distancia la pirámide del Luxor, el resplandor dorado del Mandalay, la fantasía infantiloide del Excalibur.
Al minibús que me lleva a mi hotel, el MGM Grand, se suben las dos chicas alemanas con las que he compartido fila de asientos desde Charlotte, una pareja de noruegos, unos neoyorquinos. En la parte de delante, uno de esos obesos norteamericanos. Según arrancamos, se pone en pie y empieza a hablar con esa característica entonación estadounidense de profesional de la comunicación, que a mí siempre me hace pensar si es la realidad la que copia a la ficción —los ciudadanos hablando como los actores y presentadores que suponen el 90% de su contacto diario con seres humanos— o la ficción a la realidad. Después de cinco minutos de charla, todo se reduce al equivalente local de una de esas visitas a El Escorial con regalo de una olla en la que, sin compromiso, ustedes, señores jubilados, pueden conocer los últimos productos de nuestra empresa, sean cuberterías de plata, jamones, o colchones.
Si les parece un poco decepcionante como llegada a la capital mundial del vicio, el juego y los deportes de lucha es porque, como yo, no han estado antes en Las Vegas.
El UFC 148 se celebra el fin de semana del 4 de julio. En consonancia con fecha, ubicación e importancia del combate de fondo, todo a su alrededor está concebido como un evento de primer orden mundial. Esa noche también se retira Tito Ortiz, el luchador rebelde con más de una década de éxitos y pareja de la ex pornostarJenna Jameson. Y la velada culminará cuatro días de actos, conciertos y una feria para más de 35.000 personas, el doble de los afortunados con entrada para el pabellón del hotel MGM Grand, donde se disputarán los combates.
Las artes marciales mixtas son el deporte que más crece en audiencia televisiva en Estados Unidos, Japón, Rusia o Brasil. Desconocidas en España, donde sólo el canal Energy emite un reality show que organizan para conseguir nuevos luchadores, ya han llenado pabellones de 50.000 espectadores también en Canadá o Suecia.
Sin embargo, hasta convertirse hoy en una más que seria amenaza para el boxeo, la ruta ha sido tortuosa. Su origen es la tradicional discusión infantil sobre “quién podría más”, Superman o Spiderman, Chuck Norris oSylvester Stallone, trasladada al mundo real. ¿Quién podría más, un campeón de kárate, uno de boxeo, uno de lucha o uno de sumo? Las primeras veladas de lo que se llamó primero War of the Worlds (la guerra de los mundos) y luego Ultimate Fighting Championship (UFC, campeonato de lucha definitiva) no fueron tan amables: ocho expertos en diferentes deportes se eliminaban sucesivamente hasta que sólo quedara un ganador. La lona, situada en un octágono enrejado que se convertirá en el eje de una poderosa iconografía propia, debe ser siempre fregada entre combates para quitar la sangre.

El debut fue en Denver, en noviembre de 1993. Bajo el slogan “¡No hay reglas!” y la dirección creativa de John Millius, el bizarro director del Conan de Schwarzenegger y la muy chiflada Amanecer rojo, el evento consiguió casi 90.000 abonados en pay-per-view. Los buenos resultados económicos abrieron al puerta a sucesivas citas.

¿Y quién ganaba, entonces? ¿Batman o La Masa? La respuesta debió sorprender a casi todos los espectadores, menos al citado Millius, que se entrenaba con el campeón: Royce Gracie, brasileño miembro de una familia que había creado su propia rama del jiu-jitsu. Entre un abanico de mortíferos repartidores de mamporros que le superaban en decenas de kilos y unos cuantos centímetros, el arma más letal resultó ser la habilidad de Gracie para someter a sus rivales con llaves asfixiantes, combinada con la capacidad para mantener a distancia sus golpes. En Youtube —el canal de la UFC es el que más visitas tiene entre los deportes en Estados Unidos— pueden verse imágenes de las citas originales, incluyendo el disparate protagonizado por un campeón de savaté (versión francesa del kickboxing) y uno de sumo, que dura apenas unos segundos para terminar para siempre con la presencia del deporte tradicional japonés en estas citas.

Julián Díez
Jot Down

0 ene1980- Aguilar ('Diario16') denuncia Golpe de Estado de Torres Rojas, réplicas


Hemeroteca del buitre
J.F.Lamada
http://www.intereconomia.com/blog/buitre-me


jueves, 25 de octubre de 2012

0 Al caer el sol

Pedro Rubio

0 Miedo y asco en el periodismo contemporáneo (IV)


Con semejante carácter, Thompson jamás pudo vivir con cierto desahogo económico hasta el final de su madurez, en esa edad más amaestrable en que el Sistema suele condescender a los reconocimientos, como de hecho siempre acaba sucediendo. Estas cartas publicadas por Anagrama dan fe de su comprensible obsesión pecuniaria, de su constante búsqueda de temas y su habilidad para venderlos a mil publicaciones distintas. Lograría su consagración definitiva levantando enésima acta de defunción del sueño americano en Miedo y asco en Las Vegas; la expresión “miedo y asco” le pareció una síntesis tan acertada de su estética contestataria que en adelante la emplearía en el título de numerosos trabajos, concentrando en tan ácido sintagma su marca de estilo particular. Y el periodista continente de tanto miedo y tanto asco llegaría a ascender al olimpo de la contracultura de los setenta como definitivo icono iconoclasta del periodismo norteamericano.
Pero la fama nunca resulta tan instructiva como el hambre de fama, pulsión casi erótica del joven periodista de Kentucky y de cualquier periodista honesto que aún quede en nuestros días. Hay que pasar por esa etapa de duda y penuria, aunque solo sea por averiguar si uno es capaz de sobrevivir a ella o bien es cribado por el filtro despiadado de la insensibilidad familiar, social, empresarial o mediática. A veces, en los duros inicios, incluso se hace preciso trabajar de vigilante nocturno en una sauna frecuentada por grupos de homosexuales violentos venidos de San Francisco: “Estoy rodeado de lunáticos, la gente se pone a chillar cada vez que aprieto el gatillo, grita cuando me ve con la camisa empapada de sangre, cuadrillas de mariconas me esperan para liquidarme, tengo tantos acreedores que he perdido la cuenta, un dóberman gigantesco en la cama, una pistola en la mesa de trabajo, el tiempo pasa, se me cae el pelo, no tengo un centavo, tengo tanta sed que me bebería todo el whisky del mundo, la ropa se me pudre por culpa de la niebla, tengo una moto sin luces y una casera que está escribiendo una novela en papel encerado de carnicería, hay jabalíes en las colinas, mariconas en la carretera, cubas de cerveza casera en el armario, disparo a los gatos para desahogar la tensión, el salmodiar de los budistas en los árboles, las putas en los barrancos, solo Cristo sabe si podré sobrevivir a esto”, estalla un Thompson de 24 primaveras en carta a su amiga Ann.
Hunter S. Thompson, el Jim Morrison del periodismo universal, sobrevivió para contar cómo se iría destruyendo después reportaje a reportaje, con minucioso rigor literario. Y a los 67 años, cuando advirtió que ya no tenía mucho más de sí que destruir periodísticamente, emulando a su maestro Ernest escogió una pipa de su ingente colección y se voló la cabeza. Corría el año 2005 y se fraguaba el estallido de ciertas burbujas, pero el mal del oficio venía de dentro y se había desarrollado hasta la metástasis terminal, presentando hacia 2012 la apariencia de un cuerpo tumefacto de color gris, el color del triunfo del objetivismo a manos de los castrados de imaginación por las universidades o los eunucos intelectuales de nacimiento. Unos años después cerraron todos los periódicos.


Jorge Bustos
Jot Down
 

No queda sino batirse Copyright © 2011 - |- Template created by O Pregador - |- Powered by Blogger Templates