miércoles, 30 de enero de 2013

0 La casa de Amy Martin en Washington


The Alcazar (pronunciése Alcasar, con acento en la última 'a') es un edificio de ocho plantas en la calle de Columbia (literalmente, Columbia Road). Es, por así decirlo, una de las últimas casas del barrio de Adams Morgan, uno de los más 'hipster' (o sea, 'gafapasta'), antes de entrar en el de Kalorama, que está entre los más pijos de Washington.
En el octavo y último piso de The Alcazar, en el apartamento 810, vivíaAmy Martin. Al menos, según el contrato de la inexistente escritora con el gerente del PSOE, Xoán Cornide, que hoy publica EL MUNDO en su edición impresa.
Los vecinos del inmueble, sin embargo, recuerdan a dos personas jóvenes "muy amables y educados", lo que hace pensar que la escritora mejor pagada de España (26 céntimos de euro por caracter, incluyendo espacios) se presentaba en forma terrenal al vecindario bajo la apariencia de dos seres humanos, previsiblemente Carlos Mulas y su esposa, Irene Zoe Alameda.
Su presencia en el edificio ha arrebatado protagonismo a los que hasta ahora eran los habitantes más famosos de The Alcazar: los ratones.
En cuanto al número de identificación de Amy Martin que aparece en el contrato, tiene 9 cifras, por lo que podría ser el número de la Seguridad Social en Estados Unidos. En ese caso, o Martin tiene un número falso, o estaba usando el de Alameda.
La tarjeta de la Seguridad Social en EEUU (en realidad, una cartulina que, encima, está prohibido plastificar) es relativamente similar al NIF español. En un país en el que no hay DNI, es un documento necesario para cualquier contrato, a pesar de que no tiene fotografía y es muy sencillo falsificarlo.
The Alcazar es el clásico edificio que se destina fundamentalmente al alquiler, y en el que cabe estimar un precio de alrededor de 1.700 dólares mensuales (unos 1.250 euros) por un apartamento de una habitación. Puede sonar a mucho, pero no lo es en Washington, una de las ciudades más caras de Estados Unidos. El inmueble, que tiene 114 viviendas, fue adquirido en abril por dos empresas, IRE y UIP, por 26 millones de dólares (19,3 millones de euros).
Leer la noticia completa en El Mundo

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

No queda sino batirse Copyright © 2011 - |- Template created by O Pregador - |- Powered by Blogger Templates