jueves, 31 de enero de 2013

0 21 días con Iker

Günter Wallrraff se hizo célebre por vivir dentro de una noticia. Al salir, Wallrraff la escribía sin pararse a pensar que al ser parte de ella no podía de ningún modo ser el reportero: su presencia había convertido la realidad en ficción. Wallrraff ha tenido mucho éxito y un gran prestigio de ésos que en el argot se traduce como conciencia de clase. Denunció tropelías laborales haciéndose pasar por obrero y machacó al Bild infiltrándose como redactor. Quiero decir que al menos tuvo la honestidad intelectual de no contarnos cómo vive un porrero. Ese viaje a las entrañas de Wallrraff ha tenido réplica en los últimos tiempos en España. Tres de los casos más conocidos son los de Antonio Salas, cuya última identidad fue la de palestino; Vázquez Taín, juez que se ha metido en el papel de un novelista que recrea el sumario que instruye él mismo; y Sara Carbonero, que lleva viviendo dentro del vestuario del Real Madrid tres años. Para ello Carbonero sólo ha tenido que enamorarse, ni siquiera cambiar de profesión o ámbito; su trabajo, como señora del capitán, es el Madrid. Todo aquello que Wallrraff soñó lo hace Carbonero en directo, sin dificultad y con un salario extravagante. De cuanto reportaje de investigación hay en marcha en España, el que afecta al Madrid es el más transparente, y estaría bien reconocerle el mérito a Carbonero y no culpabilizarla. Eso sí, a estas alturas habría que empezar a pedir resultados. Teniendo en cuenta que el vestuario quiere echar al entrenador desde 1943 (no sólo el día antes de un partido contra el Barcelona) Carbonero lo único que ha conseguido es trasladar la noticia del club a casa, donde hay dos posibilidades, la segunda peor que la primera. Que Iker la haya hecho pasar por periodista para que ejerza de novia o que el portero eche las noches junto a la hoguera contemplándola dormida mientras se pregunta dónde acaba el amor y empieza la fuente.

Manuel Jabois
El Mundo

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

No queda sino batirse Copyright © 2011 - |- Template created by O Pregador - |- Powered by Blogger Templates