jueves, 25 de abril de 2013

0 Un golpe a la línea de flotación. Miércoles, 24 de abril de 2013



Un golpe a la línea de flotación

Página 114 de 365


Se presentaba el duelo hispano-alemán en Champions League como una oportunidad para medir el potencial de la emergente Bundesliga ante el poderío de los amos y señores de la Europa futbolera. El Bayern de Munich, el “coco” con el que soñaron tantos niños españoles de los 70, era la piedra de toque capaz de medir el estado de un Barcelona timorato y decadente. Por su parte, al Real Madrid le tocaba visitar el “muro amarillo” de Dortmund. Asomaba un equipo bisoño, atrevido y osado al abrigo de su excéntrico técnico, Jurgen Klopp.

El martes, el primer turno de los sendos golpes, fue una auténtica carnicería blaugrana. El aroma a fin de ciclo asomaba por el Allianz Arena mientras el Bayern honraba a aquella máquina de Hoeness, Beckenbauer o Müller. No hubo opción, ni siquiera asomó por Baviera, ya que la Blitzkrieg sorprendió a un “tiqui-taca” cansado, tan cansado que ha llegado a estarlo de sí mismo. Con el aroma que citábamos marchaba el Barcelona de Munich con una eliminación segura y lo que es peor: el desasosiego de que los laureles y honores se marcharon con Guardiola para dar paso actualmente a una época de zozobra técnica y táctica difícil de abordar por los actuales jefes barcelonistas.

Con una cautelosa sonrisa propicia del olor a Décima se presentaba el Madrid en la cuenca del Ruhr. Aguardaba un Borussia Dortmund capaz de dar pinceladas de arte a una zona geográfica minera, dura y rocosa. ¿Fue mayor el descalabro blanco que el blaugrana? Podría decirse que sí por las formas y las necesidades vitales de Borussia y Real, pero el Madrid sale de Dortmund con una pequeña bocanada de aire propiciada por Hummels. Un clavo ardiendo al que agarrarse mediante espíritus, bravuconadas o la testiculina que ha caracterizado a la entidad de Concha Espina. Pero que nadie se engañe, tres goles son renta posiblemente más que suficiente para un Dortmund que ha encontrado en Lewandowski a su Thor particular. Dictará sentencia un Bernabéu encendido, porque señores, la Décima va camino de ser un objetivo propicio a una obsesión enfermiza.

Darío Novo y A.Briega

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

No queda sino batirse Copyright © 2011 - |- Template created by O Pregador - |- Powered by Blogger Templates