martes, 16 de abril de 2013

0 Entrevista de Manuel de Lorenzo a Quique González (IV)



¿Conviene buscar siempre la ayuda de aquellos que tienen gustos similares o es mejor escuchar a quien entiende la música de un modo distinto al propio?
Depende de la persona. A mí me gusta trabajar con alguien y que ese alguien tenga una visión distinta de la que yo tengo, porque la que yo tengo va normalmente hacia dentro, hacia mí, y me intento convencer a mí mismo. Pero cuando confías en alguien ya no es tan importante que tenga una visión artística o musical distinta a la tuya, sino que pueda aportarte cosas que tú no tienes, por todo lo que tiene que ver, en cuanto a hacer canciones, con mirarse el ombligo. Es bueno que de repente aparezca alguien que te conoce y te pueda aportar algo. Pero siempre dentro de un ámbito, claro. De haber escuchado cosas parecidas.
¿Qué escuchas tú?
Sigo escuchando mucho a mis héroes de siempre. Y también a gente de ahora.
Y esos héroes son…
Pues Bob Dylan, Neil Young, Petty, Morrison, Springsteen, Ray Davies, Bob Seger
Ahora que mencionas a Dylan… Telonearlo debió de ser toda una experiencia, ¿no?
Mucho. Sobre todo verlo aparecer a las cuatro de la tarde en Jaén a 40 grados con botas camperas, chubasquero y paraguas. Eso sí que fue una experiencia.
(risas) Tengo entendido que en las distancias cortas es un poco áspero, a no ser que sea uno mujer…
Yo ni lo intenté. Pensé: “¿Qué le voy a decir a Dylan? ¿Soy fan tuyo desde hace 20 años?”. No. Pero sí te digo una cosa, Dylan estaba a las cinco de la tarde, con el calor que hacía en Jaén, en un sitio bastante inhóspito, controlando la prueba de sonido, hablando con el técnico de P.A., subsanando fallos del día anterior y haciendo una hora y media de prueba tocando él. Y no creo que tenga que hacerlo, a estas alturas del partido.
Has enumerado la delantera mítica del rock internacional. ¿Y la nacional?
En la nacional estaría Lapido, Antonio Vega, Sabina, Serrat, Kiko Veneno, Calamaro, Diego Vasallo,Leiva, César Pop

Me dijo una vez José Luis Cuerda que no es que en España se haga peor cine que en otros países, sino que sencillamente se hace menos. De ahí que, por una cuestión de proporción, haya menos películas buenas. ¿Crees que le ocurre algo parecido al rock and roll nacional?
Sin duda. ¿Por qué hay tantos músicos buenos en Estados Unidos? Porque, aparte de todo lo que tiene que ver con la cuestión cultural, ya que realmente les pertenece a ellos, la industria en tan grande que hace que la música sea tomada muy en serio. La diferencia con España es que allí el que es bueno tiene que demostrarlo, y aquí el que es bueno puede llegar dos horas tarde al estudio de grabación, porque es el mejor. Allí hay tantos buenos que si llegas 15 minutos tarde al estudio, donde hay otros 15 guitarristas, alguno va a hacer igual de bien o mejor lo que iba a hacer el tío al que has contratado.
¿La cantidad de buenas bandas de rock que hay en España es proporcional a la de Estados Unidos, entonces? Porque la opinión general es que estamos un escalón por debajo… ¿O es que se tiende a ningunear a los grupos de aquí?
Es que aquí nunca nos ha importado la música. ¿A quién le importa la música en España? A muy poca gente. Mira las actuaciones de los Grammy y mira los Premios de la Música, que son un bochorno. Allí hacen la Super Bowl y el momento en el que canta Tom Petty, Springsteen o Beyoncé es tan importante como todo lo demás. Y aquí ya ves.

Hablemos de la música en vivo. Alguna vez has comentado que para ti la música es sobre todo el directo, que el disco es solo el paso previo.
Quizá no el paso previo. Creo que el disco es lo que justifica que hagas una gira. Es decir, le da sentido a la gira que hagas después.
Lo importante entonces es el directo, más que el estudio.
No, lo importante son las canciones que hagas en tu casa. Son tres partes. La primera, la parte más sufrida, que dura un año y medio o dos en los que estás componiendo las canciones. La segunda, que es la grabación del disco, y según con quien lo hagas puede ser sufrida también o puede ser placentera. Y por último, lo que sin lugar a dudas tiene que ser una celebración, después de haber sufrido escribiendo y grabando el disco, es salir a tocar las canciones. Y eso debe ser una fiesta.
¿Con quién has sufrido grabando?
He sufrido conmigo. Con mis inseguridades y mis historias…
A veces en los conciertos da la impresión de que los músicos estáis más pendientes de detalles técnicos en los que el público normalmente ni se fija, y eso siempre termina afectando negativamente al directo, restándole un poco de frescura. ¿No sois demasiado rallados?
(risas) Sin duda alguna. Es algo que ocurre continuamente. Muchas veces terminas de tocar y crees que has dado el concierto de tu vida, y tampoco lo parece. Y otras veces has metido tres gambas en las que estás pensando tres noches, recordando ese Sol que has tocado en lugar de La, y resulta que nadie se da cuenta y la gente te devuelve toda la información contraria, como si hubieses dado un concierto increíble. Y creo que es porque a veces a la gente también le gusta ver que fallas.

¿Sí? ¿Crees que se dan cuenta?
Es una cuestión de impresión. No lo sé… Al final, lo que escucha una banda cuando está encima del escenario a través de los monitores es otro concierto, diferente al que escucha el público. Tienes otra sensación, porque ahí todo suena diferente.
Jot Down

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

No queda sino batirse Copyright © 2011 - |- Template created by O Pregador - |- Powered by Blogger Templates