miércoles, 17 de abril de 2013

0 Entrevista de Manuel de Lorenzo a Quique González (y V)



¿Qué es lo más embarazoso que te ha pasado en un escenario?
La peor noche de mi vida la pasé en Barcelona hace ocho o nueve años. Estaba malito y no tenía voz. Tiré la primera media hora del concierto, pero no suspendí. Al final estuvimos tocando dos horas y media, pero lo pasé fatal. Nunca me había pasado, y además me había medicado para que no me pasara, pero no salía la voz. Tuve un complejo de culpa enorme durante tres días… Y nunca me ha vuelto a pasar. Doy gracias a Dios y toco madera, aunque no soy supersticioso, pero nunca he suspendido un concierto. Ahora bien, ese día lo pasé muy mal y estuve a punto de suspender.
¿No eres supersticioso? ¿Ningún ritual antes de salir al escenario?
No. Sinceramente no.
¿Te has llevado alguna decepción al asistir a un concierto de un grupo al que solo conocías por sus discos?
Sí, claro. Nos ha pasado a todos. Aunque ahora mismo no te podría poner ningún ejemplo.
Cambiemos de tema. ¿Todavía se puede vivir de la música en España?
¿Cuándo se ha podido, si siempre hemos estado tocando por lo que había? Me hace gracia cuando el impresentable de Wert dice que los músicos nos tenemos que bajar el sueldo. ¿Pero qué sueldo, si hemos tocado siempre por lo que había? ¿De qué sueldo me estás hablando?

Una de tus últimas canciones se llama Donde está el dinero, precisamente. ¿Dónde está?
Pues parece que está en Suiza (risas). La canción la escribí antes… La respuesta igual tarda tres discos.

¿Qué se puede hacer contra “los presidentes de la desesperación”?
[Se toma exactamente 30 silenciosos, largos e incómodos segundos para contestar].
Habría que meterlos en la cárcel.
Después de esto, será mejor hablar de fútbol.
Vale.
¿Tu delantera mítica?
Creo que es Juanito y Santillana. Mi padre me llevaba al campo a finales de los 70 y principios de los 80, cuando Santillana era mi ídolo, y si tuviese que elegir alguna de las delanteras míticas, por el equipo que seguía entonces y sigo ahora, sería esa.

¿Se está gestionando mal la cantera del Real Madrid? Por ejemplo, en el caso de jugadores como Mata, Soldado, Granero…
Que ahora está en el Queens Park Rangers. He ido a verle hace poco allí.
Exacto. ¿Su puesto ha sido ocupado por jugadores de fuera más capacitados o se están dejando escapar los grandes valores de la casa?
En los últimos años, los agentes y representantes de futbolistas han mandado mucho más en las plantillas que la propia idiosincrasia del club. Y en el Madrid se ve muy claramente.
¿Se puede ser del Real Madrid y preferir el estilo de juego del Barça?
Pues claro, es mi caso. Yo entiendo el fútbol como un espectáculo, como un acto de atrevimiento. En cualquier deporte siempre estoy de manera natural del lado del que expone más.
Bueno, en el Madrid juega Xabi Alonso…
Claro, pero el juego de Xabi no es defensivo. Todo lo contrario. Es un tipo que da equilibrio, pero no llega a ser un stopper. Es un creador de juego. Me gusta más la gente que crea que la que destruye. Y sobre todo, si tienes un equipo plagado de estrellas. Me parece lícito, porque hay muchas maneras de jugar al fútbol y de ganar, pero no congenio con la idea de esperar el fallo del rival para acabar ganando la partida. Es una cuestión de filosofía.

Hay quien opina que el juego técnico y casi delicado del actual Barça desvirtúa un poco el espíritu original de ese deporte, de ese fútbol de antaño basado en el despliegue físico.
Hombre, es una evolución del fútbol, y Guardiola la ha llevado a la máxima expresión. Yo nunca he visto un fútbol tan estético como el del Barça de los últimos años. Lo han buscado, los jugadores de la cantera juegan bajo ese precepto y todos saben ya a qué juegan. Han demostrado que es algo no solo exitoso sino también brillante y aplaudido por el público.

¿Has llegado a ser de algún otro equipo antes que del Real Madrid?
Soy antes de cualquier equipo en el que jueguen mis amigos que del Real Madrid.
¿Cómo se pasa de intentar formar parte de la cantera del Madrid a querer dedicarse al rock and roll?
Siendo un paquete (risas). Yo creía que era mejor de lo que era. Pero menos mal, porque ahora tengo 39 y estaría sacándome un curso de entrenador, y sin embargo estoy publicando mi noveno disco.
Creo que es de aquella época de la que te viene la pasión por el Ford Capri. ¿Nos cuentas eso?
Claro. En aquel momento Fernando Martín era El Ídolo. Recuerdo que una vez yo estaba en la Ciudad Deportiva viendo un entrenamiento con mi padre y apareció él con un Ford Capri negro. Parecía que habían salido dos personas del coche. Más adelante, cuando tuve treinta y pico años, me lo compré. Me compré el coche que quería tener desde que tenía 18.

Unas cuantas preguntas cortas. ¿Madrid o Nashville?
Depende de para qué. Para la música, Nashville. Es una ciudad en la que la música es el cincuenta por ciento de todo. Madrid para estar con mi gente. Y para caminar.
¿Macrofestival o El rincón del arte nuevo?
¿No puede ser algo entre medias? (risas) Como te decía al principio, yo soy un músico de club, y nunca me voy a sentir tan a gusto como tocando en un club.

¿Guitarra o piano?
No lo sé… Me gusta componer con las dos cosas, pero últimamente prefiero hacerlo con la guitarra. Además, con el piano no he dado ni una sola clase y con la guitarra sí tuve buenos profesores, a pesar de no haberlos aprovechado demasiado. Pero con el piano tengo menos soltura, sí. Lo bueno es que salgan las dos cosas, porque con el piano las canciones salen de una manera y con la guitarra de otra.
¿Eléctrico o acústico?
Esto es como todo en la vida. Me gusta tener las dos cosas para no aburrirme de una de ellas. Cuando me canso un poco de una, tengo la otra. Me gusta tocar en acústico, pero a veces necesito electricidad y compartirlo con más gente. Una cosa hace que no me canse de la otra.
Para terminar, ¿hacia dónde crees que evoluciona ahora tu música?
Pues ojalá me sorprenda…
¿Quizá hacia un sonido todavía más americano?
No lo sé… Que esté grabando en Estados Unidos no significa que esté haciendo un ejercicio de estilo. Ahora me encuentro bien haciendo canciones con Luis y supongo que las cosas seguirán por ahí, pero no sé hacia dónde irán los próximos tiros. Ya veremos.
Jot Down

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

No queda sino batirse Copyright © 2011 - |- Template created by O Pregador - |- Powered by Blogger Templates