lunes, 1 de abril de 2013

0 Atlético de Madrid 1- Valencia 1 "Reparto de puntos en un aperitivo Champions"

Atlético de Madrid 1- Valencia 1 "Reparto de puntos en un aperitivo Champions"

sportyou.es


Llegaba el Valencia al Calderón sensiblemente por detrás del Atlético de Madrid tras unos años en los que la situación era radicalmente inversa. El Atlético, convertido en gestor de rentas desde Febrero, encontraba una buena piedra de toque con vistas a la final de finales en Copa del Rey, e incluso, con vistas a la más que segura participación en la próxima edición de la Champions League. Porque no se engañen, ayer visitó el Calderón un auténtico equipo Champions. Rocoso, seguro, ordenado, el Valencia mira a de tú a tú a la alta competición mientras el Atleti todavía tontea con ella.

Los primeros minutos del partido fueron un bofetón de realidad al Atlético. El Valencia, apoyado en Parejo y Tino Costa, manejaba el tiempo del partido a su antojo. Posesiones largas sumadas a transiciones de lado a lado que desarbolaron al equipo rojiblanco.

Tal era el aturdimiento colchonero que en apenas cinco minutos el Valencia amagó para posteriormente golpear. Primero amagó tras una pérdida de Godín que Haedo Valdez no pudo rebañar. Pero después golpeó en una acción del brasileño Jonas. El delantero valencianista se aprovechó de la candidez de Miranda para batir por bajo a Courtois. ¿Se puede hablar de resultado justo a los 5 minutos? Visto lo visto ayer, sí.

Sin embargo, este Atlético es la esencia de Simeone. Si hubiera que comercializar una fragancia de este equipo sería peleona y repetitiva, aunque convincente en el resultado. No esperó un minuto Arda Turan para asociarse con Falcao. El Tigre, lejos del estado de forma angelical de inicio de curso, demostró que todo pajarito que ronde la jaula es presa segura. 1-1 tras seis minutos. Aquí no había pasado nada.

El intercambio de pareceres no amilanó a un Valencia bien plantado. Sosegado en la creación, rompía una y otra vez la línea de presión de un Atlético ahogado bajo el diluvio madrileño. Ahogado porque tiene una línea medular floja, capaz de salvar la papeleta en partidos de menor nivel, pero que naufraga una y otra vez cuando frente a sí tienen a los que saben de qué va este deporte.

Apareció Courtois en varias intervenciones para mantener con vida al equipo de Simeone. El belga pasó de ser promesa a realidad hace tiempo, su paso al estatus de crack es cuestión de tiempo.

El segundo acto fue muy diferente a los primeros minutos de partido. El Valencia pareció lamentarse de la oportunidad perdida en el primer tiempo, consciente de que había dejado vivo al Atlético. Con la escopeta cada vez menos cargada, Valverde firmó el punto y miró a San Sebastián; rival más directo del equipo valenciano.

En el bando colchonero, la fe de Diego Costa espoleó a un equipo timorato merced al baile que había recibido minutos antes. Sin mucha convicción, pero sí con bravura, el Atlético buscó a Diego Alves con la poca claridad habitual.

Todo pudo haber cambiado si Estrada Fernández, invidente toda la noche, hubiera señalado un clarísimo penalti de Jonas. Era mano, era penalti, pero Estrada estaba saludando a su primo en la tribuna.

Con el paso de los minutos los dos equipos firmaron sin rubor el punto. Al Valencia le vale rescatar botín de una cancha tan difícil. Al Atlético le vale descontar una semana más para asegurar la Champions y por fin poder mirar al reto del Bernabéu. Lo pide el público. Lo pide la historia.


A.Briega

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

No queda sino batirse Copyright © 2011 - |- Template created by O Pregador - |- Powered by Blogger Templates