lunes, 4 de marzo de 2013

0 Sasa Curcic: el Dennis Rodman serbio (y VII)


Con el dinero pagó todas sus deudas. Sobre todo devolvió lo que le habían prestado sus amigos Savo Milosevic yDragan Ciric en los momentos más duros. Se compró un coche y se marchó a la preciosa bahía de Kotor, en Montenegro, a saborear el título. De regreso en Belgrado volvió a dar la nota pata negra, ahora con Youtube como testigo. No es difícil encontrar sus vídeos. Lo tienes dirigiendo el tráfico semidesnudo con temperaturas bajo cero y el Turbo Folk a tope saliendo de su coche orillado en la cuneta. Bailando botella en mano sobre el techo su BMW en plena rúebailando en la acera con una preciosa camiseta con espejos y un sombrero rojo de cowboy. Paseándose por una de las calles principales de la ciudad, Kralja Milana, conduciendo un tractor con una modelo en biquini detrás, levantando el pulgar, diciendo sí, sí, ahora sí que sí.
Sasa Curcic pelea con GruTambién aprovechó para escribir sus memorias, Ja Saša Ćurčić: Gola istina, donde cuenta su romance con Eva Herzigova, sus encuentros con Carmen Electra. Juergas en Londres con George Michael. Escapadas a Madrid, donde tenía dos amantes bisexuales. Cuatro veranos seguidos en Ibiza. Su tipo de mujer favorita, las negras. Presume de que en un momento tuvo quince novias a la vez, cada una en un país distinto.
Ya no se mete cocaína, está completamente limpio. Da clases de fútbol a niños. Y es budista, sin renunciar a la fe ortodoxa, desde que trabajó con Richard Gere para Unicef y le presentó al Dalai Lama. Dice que su libro le cambió la vida.
Pero eso habrá sido para sus adentros. Volvió a un reality, Parovi (Parejas). Esta vez en una cadena de poca monta, Happy : ). Tuvo un problema con un invitado especial que entró en la casa unas horas, el rapero Gru. En directo, Curcic le dijo que a ver si tenía huevos de volver y hablar cara a cara con él. Los productores del programa olfatearon la carnaza y dejaron entrar de nuevo a Gru. Nada más verse empezaron a intercambiar golpes. Hubo que cortar la emisión. El rapero ha contado que le cogió, le tiró al suelo en el patio de la casa y le dio una paliza. Le pateó la cabeza.
Haciendo lo propio con los telespectadores, Sasa Curcic ha rehecho su vida enganchado al mamoneo televisivo. Pero no se conforma solo con eso. También quiere que se le deje de recordar como el talento desperdiciado por excelencia. En el diario Telegraf ha anunciado que quiere volver al al fútbol profesional a sus 40 años. Asegura que tiene ofertas y una proposición de Harry Redknapp para hacer una prueba con el Queen Park Rangers, colista de la Premier en el momento de escribir estas líneas. Dice que ha bajado mucho peso y está en forma: “He perdido 30 kilos y, aunque ya no soy un crío y no estoy para noventa minutos cada tres días, sí que puedo ser útil media hora”. Pues sí, Djani: Queremos más. 
Álvaro Corazón Rural, Jelena Arsic y Sasa Ozmo
Jot Down

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

No queda sino batirse Copyright © 2011 - |- Template created by O Pregador - |- Powered by Blogger Templates