lunes, 4 de marzo de 2013

0 Málaga 0- Atlético de Madrid 0 "Dos defensas magníficas, dos porterías imbatidas"



Reuters
La esperanza es lo último que pierde el ser humano. En el fútbol la esperanza es sinónimo a la dictadura de las matemáticas, frías y que no entienden de cuentas de la lechera. Había pinchado el Barcelona en su enésimo duelo frente al Real Madrid, pero el Atlético no lo pudo aprovechar en Málaga. Sí, es cierto que La Rosaleda no es un campo de rosas, pero las pocas puertas abiertas por el Barcelona han sido cerradas sistemáticamente por el propio equipo colchonero.
Lo intentó el conjunto de Simeone en una buena primera parte, en la que adoleció precisamente de su mayor virtud: la pegada. No estuvo atinado Falcao ni tampoco Diego Costa. El brasileño, imán para generar noticias y   ruido alrededor de él, pero no estuvo afinado. El Málaga por su parte recurrió a su Plan B. Al conjunto de Martiricos las piernas le flaquean sobremanera, lo que hace que su fútbol brillante de principios de temporada haya desaparecido. Sin embargo, Pellegrini ha construido una estupenda máquina defensiva apoyada en dos centrales, Demichelis y Weligton, superlativos. Se abrigaba el Málaga en su línea defensiva consciente de que el Atlético es un dechado de fantasía ofensiva. 
Buscaba el equipo rojiblanco el arco de Willy mediante disparos largos pero siempre pasando lejos de la jaula malaguista. No plasmaba el Atlético el dominio en claras ocasiones, pero el Málaga sí tuvo una clarísima oportunidad. En balón parado (como no) el equipo de la Costa del Sol es un conjunto temible. Pues bien, en un córner botado por Joaquín, Demichelis cabeceó sin oposición buscando portería. Repelió Courtois en una parada felina.
Dominaba el Atlético pero el Málaga tenía la más clara del partido, por lo que el colchonero decidió cesar un poco su actividad ofensiva.
El segundo acto fue un calco del primer tiempo. Dominaba el Atleti pero la más clara fue del Málaga. No influyeron los cambios de Simeone con Adrián otra vez (y ya van...) desaprovechando la oportunidad de revertir su situación. El asturiano hace tiempo que dejó de ser la sombra del gran jugador que dibujó ser el año pasado. Actualmente uno se pregunta si el curso pasado de Adrián fue un milagro propio de una anunciación mariana, o este año ha sido abducido por los monstruos de Space Jam. El caso es que Adrián deja pasar trenes y trenes al tiempo que el apeadero va echando el cierre. Ya no depende de él su continuidad.
La salida de la cancha de Diego Costa redujo la velocidad de un partido ya de por sí pesado de piernas. Con el paso de los minutos a ambos conjuntos le valía el punto. Y tocaba resguardarse de posibles despistes. En uno de esos despistes Weligton pudo poner en ventaja al Málaga tras un cabezazo que se marchaba por muy poco. El susto acabó de convencer a Simeone de que la zona Cesarini es inviolable. Tranquilizó el partido para sumar un punto que tiene dos lecturas según el prisma por el cual se mire. Al optimismo exacerbado se le queda corto una vez se ha comprobado que el Barça no es tan fiero como le pintaban. Al sector más racional le vale un punto que acerca la Champions y mantiene el pulso con el Real Madrid. 
Pulso que tendrá su cénit en Mayo con la Final de la Copa. Pero antes al Atleti le queda el reto de asegurar la Champions. Falta muy poco para conseguirlo.

A.Briega

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

No queda sino batirse Copyright © 2011 - |- Template created by O Pregador - |- Powered by Blogger Templates