miércoles, 17 de octubre de 2012

0 España 1-1 Francia: Giroud puso justicia en el último segundo


La justicia, concepto discutido y discutible (y más en el mundo del fútbol), es la que apareció ayer en el Vicente Calderón. Una selección gala absolutamente superior en el segundo acto arrancó un punto sobre la bocina con un gol de Giroud. Medio gol para el delantero del Arsenal, y el otro medio paraJuanfran que cometió un error descomunal con el tiempo prácticamente cumplido.
Antes del infausto último minuto ocurrieron pocas cosas. El partido se podría resumir de una sola frase: Francia se dio cuenta tarde de que podía hacer mucha pupa. El miedo a ser bailada por la melodía seductora del tiki-taka, sumado al recuerdo de la superioridad total del choque de laEurocopa 2012, propició el conservadurismo bleu. Mientras España disimulaba sus carencias físicas con el manejo del balón, el partido estuvo en el alero francés. El poco ritmo sin embargo fue arrinconando a Francia en su área. Y ahí apareció la figura de Lloris. Un superlativo guardameta que todavía no ha encontrado su lugar en el Tottenham de Villas Boas.
El arquero francés sostuvo al equipo galo con una soberbia actuación en la primera parte. Sólo pudo superarle Sergio Ramos tras una doble ocasión del propio Ramos. El 1-0 ponía el partido en una sola dirección a tenor de lo visto sobre el Calderón.
Pudo aumentar la renta la versión más diesel de España si Cesc hubiera aprovechado la pena máxima tras un clamoroso penalty sobre Pedro. El catalán volvió a encontrarse con la mejor versión de Lloris. ¿Por qué no lo tiró Xabi Alonso?. La polémica está servida.
Con la figura de Lloris emergiendo colosalmente para eclipsar a toda la producción ofensiva francesa, el equipo galo tuvo su espacio para la polémica. Una falta lateral cabeceada porBenzemá y rematada a gol por Ménez fue incomprensiblemente anulada por el colegiado alemán. Ya saben, en caso de duda el arbitraje UEFA siempre barre para casa. Incorregible.
El segundo acto fue una película completamente diferente. España reculó desnudando dos carencias que a la postre le costaron caras. La primera fue constatar el pésimo estado físico deEspaña, refrendado por las lesiones musculares de Arbeloa y Silva, una vez el equipo de Del Bosque se olvidó de dominar el ritmo del partido en base a su posesión. Inmediatamente se desnudó la segunda y no es otra que la larga racha de imbatibilidad conseguida por Casillas se logró teniendo la pelota lo más lejos posible del área española. Cuando el esférico ronda la defensa patria, el flan se hace más y más grande.
Perdonó Francia una y otra vez con Karim Benzemá más desacertado que nunca. Ecos del Clásico según algunos. Con los bleus conscientes de que rascar algo era una realidad, aparecióRibéry. El jugador del Bayern es puro talento. Ruidosamente efectivo, convirtió la noche deJuanfran en una verdadera pesadilla. Al lateral rojiblanco se le aparecía Ribéry como una cara de Bélmez. Izquierda, derecha, disparo, centro, asociación, todo en uno, como el desengrasante.
Empujaban los galos hasta encontrar su premio en el último suspiro en una jugada que ilustra la desidia española durante la segunda parte. Primero un gilicorner en toda regla, más tarde una floritura suicida de Juanfran, para acabar con una soberana empanada en defensa. Resultado:Giroud encontró petróleo cuando Félix Brych se disponía a bajar el telón.
El empate, una alegoría a la “justice”, pone el grupo al rojo vivo certificando que el cara a cara entre los dos vecinos va a ser duro. Decidirá París. La bella y eterna París.
A.Briega

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

No queda sino batirse Copyright © 2011 - |- Template created by O Pregador - |- Powered by Blogger Templates