jueves, 28 de febrero de 2013

0 Madrid tres veces blanco


La nieve devolvió a Madrid la dulce resaca de la gloria del fútbol robada con alevosía a Barcelona por la majeza de unos rebeldes prometeicos –esclavizados o manumitidos por José Mourinho, según dónde se lea– que prefirieron traer el fuego de la victoria a la meseta y regalar el agua de los valores al molino mediterráneo del nordeste, donde también gira el arduo debate sobre el encaje socialista en el soberanismo o sobre el encaje del Soberano en la sociedad o sobre la socialización del soberano encaje de tres goles en tu casa.
Todo era blanco en la Corte ayer, hasta las manifas dejaron en suspenso su estéril vocinglería porque no se puede protestar en serio contra el recorte con un crisma de nívea ternura ungido en lo alto de la frente. Todo era blanco no sólo por la hazaña del Real Madrid, no sólo por la Copa y por los copos, tan inmaculados, triunfando tan escandalosamente sobre las aceras como la información sobre la opinión, sino porque la sotana alba del Papa también se despedía ayer, y este triple concurso de blancura futbolística, meteorológica y religiosa parece decretar la apertura de un tiempo nuevo.
Jorge Bustos / La Gaceta
Ir al blog de Jorge Bustos ¡A los molinos!

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

No queda sino batirse Copyright © 2011 - |- Template created by O Pregador - |- Powered by Blogger Templates