sábado, 16 de febrero de 2013

0 Gil y el Atlético de Madrid SAD (IV)




La pregunta surge de forma natural: ¿qué ha tenido para Hacienda esta peculiar forma para hacerse con un club de fútbol? A finales de junio de 2003, la Fiscalía Anticorrupción presentaba una nueva querella criminal ante la Audiencia Nacional contra Jesús Gil –ya expresidente- y su hijo, acusándoles de haber defraudado a Hacienda 12,8 millones de euros entre 1997 y 1999 a través de la entidad rojiblanca y su empresa Promociones Futbolísticas. Los Gil se enfrentaban a cuatro delitos contra la Hacienda pública. Además de uno de administración desleal y falsedad contable y otro de insolvencia fraudulenta. Los detalles llegará a su tiempo.

Sin embargo, la historia de esta peculiar SAD no había terminado todavía, pues, en busca de una supuesta estabilidad económica, el club gestó en la primavera de 2003 una ampliación de capital de 36 millones de euros. El objetivo, supuestamente, era abrir el club a su masa social y disponer de dinero efectivo para saldar cuentas que exigían urgencia.

No obstante, el fiscal Castresana se opuso a la ampliación. A pesar de ello, la Audiencia Nacional concedió el 19 de junio el permiso para realizarla, aunque con condiciones: Jesús Gil y Enrique Cerezo debían abonar previamente los 11,72 millones de euros, equivalente al 95% de las acciones que adquirieron, fraudulentamente durante la transformación en SAD, según rezaba la sentencia.

A finales de junio, la Junta de accionistas aprobó la ampliación de capital. Con gran sorpresa, durante esta sesión, las 236.000 acciones embargadas en febrero resucitaron su capacidad política y fueron definitivas para aprobar la ampliación en los términos que la familia Gil deseaba. ¿Cómo era posible que unas acciones embargadas tuvieran capacidad de decisión? La única explicación era que Gil y Cerezo habían avalado los 11,72 millones de euros, recuperando (es decir, desembargando) las acciones y con ellas el poder en la Junta. Se aprobó la ampliación de capital de 22 millones de euros por “compensación de créditos”, en un primer tramo, y la capitalización por “aportación dineraria” de 14 millones de euros, en un segundo. Veámoslo con todos los detalles.

Gregorio Martín
Lo que el fútbol se llevó

Ir a la primera parte de Gil y el Atlético de Madrid SAD (I)
Ir a la segunda parte de Gil y el Atlético de Madrid SAD( II)
Ir a la tercera parte de Gil y el Atlético de Madrid SAD (III)

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

No queda sino batirse Copyright © 2011 - |- Template created by O Pregador - |- Powered by Blogger Templates