lunes, 25 de febrero de 2013

0 Atlético de Madrid 1-0 Espanyol: Inferioridad numérica, superioridad total


Antes de la batalla el guerrero vela armas, afina puntería y reza para que Dios le acompañe. Lo último que espera  antes de la gran batalla es que hayan complicaciones. Una brava lucha antes del gran combate mina la fuerza y la moral. Ayer el Atlético temía que el Español fuera un duro combatiente ante de las Termópilas hispalenses. Nada más lejos de la realidad, el equipo de Aguirre decepcionó en un choque en el que contó con superioridad numérica  durante todo el segundo acto.

Venció el Atlético con el poso de equipo grande. No se alteró tras la controvertida expulsión de Gabi. Los muchachos de Simeone cedieron 30 metros, su pasillo de seguridad, para salir a la contra lanzados por Diego Costa, el omnipresente delantero brasileño.

El primer acto fue un episodio tedioso propiciado por dos entrenadores del mismo corte. El Atlético fue más porque el viento del Calderón siempre sopla a su favor. El Español fue menos porque quiso. Los pericos aceptaron su inferioridad achicando espacios y saliendo a la contra, o eso pretendía.

Tampoco generó el Atlético el suficiente peligro para despertar del letargo a una congelada grada local. Pero amigos, ¿qué mejor anticongelante hay en el mundo del fútbol que Diego Costa? El de Lagarto está tocado por la varita de los ángeles. Revoluciona, desborda y hace mejor a sus compañeros. Todo ello en un jugador cada vez más consciente de su poso de jugador importante. De momento (nunca hay que bajar la guardia con Costa) parece haberse olvidado de sus bravatas innecesarias para dedicarse a lo que sabe: jugar, y bien, al fútbol.

En la primera cabalgada destacable del brasileño, Diego Costa sorteó a Kiko Casilla para poner el 1-0 en el marcador. Lo impidió el propio guardameta españolista haciendo una falta susceptible de expulsión.  El colegiado no quiso despedazar el partido tan temprano y dejó contentos a todos con una amarilla.

No descansó Costa hasta volver a sacar petróleo de su zancada. En otra galopada marca de la casa, el brasileño desbordó con su velocidad a Héctor Moreno para provocar otro penalti más.

Si Diego Costa genera penaltis, Falcao nunca los falla. El colombiano engañó a Casilla para poner en ventaja al club colchonero.

El gol no espoleó al conjunto visitante que ni siquiera se limitó a preguntar qué tal le iba la tarde a Courtois. Sin embargo a Gabi le pareció un combate demasiado desnivelado y cometió dos errores que le costaron la expulsión. El primer error lo cometió metiéndose de lleno en una tangana chabacana entre ambos equipos. El segundo, con el tiempo cumplido, trabando a un jugador blanquiazul cuando agonizaba el primer acto.

Durante la segunda parte planearon por el Calderón los fantasmas del partido contra la Real Sociedad del año pasado, en la que Gabi fue expulsado y la Real destrozó sobre la bocina la victoria al equipo de Simeone. Pero la Real no es el Español y el Atleti es más maduro un año después.

Ni siquiera inquietó el equipo perico en un partido que pudo matar varias veces la dupla ofensiva del Atleti. Perdonaron ambos pero el partido jamás estuvo en el alambre.

Partido vencido para el Atlético en la víspera de la batalla hispalense. Se decide la final de la Copa del Rey con uno de los gigantes esperando en el horizonte del 18 de Mayo. Hagan sus apuestas.


A.Briega

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

No queda sino batirse Copyright © 2011 - |- Template created by O Pregador - |- Powered by Blogger Templates