viernes, 15 de febrero de 2013

0 Atlético de Madrid 0-2 Rubin Kazan: Eliminación parcial, preocupación total


Corría el último minuto de partido. El Atlético buscaba el empate de manera desesperada tras un avasallamiento al Rubin Kazan. Tan loable a la par que ineficaz. El Calderón, destemplado como un baño en el Mar del Norte, contemplaba como Asenjo se marchaba a rematar el saque de esquina final. Quedaban 90 minutos en Rusia, lo que sumado al 0-1, mal resultado sí, pero no pésimo, sonaba un tanto bizarro.

La broma salió cara. Fue costosa porque Orbáiz sentenció la eliminatoria en una contra digna de un capítulo de Benny Hill. Ni el añorado humorista británico hubiera imaginado una persecución tan cómica. Asenjo corría a su portería con el mismo desatino que Mark Renton huía de la policía en Trainspoting, Mientras, la grada del Calderón volvía a sentir el deja vú de la derrota “a la atlética”. Sin medias tintas. Para que hacerlo mal, si puedes hacerlo muy mal. Y los tártaros, que pasaban por allí, se marchaban a Kazan con un resultado expléndido. ¿Bye bye Europa League? Todo apunta.

Pero antes de llegar a ese último minuto propio del cine más cómico, el Atleti había demostrado estar en un bache profundo. Muy profundo. Porque el Atlético de Simeone es puro nervio, algo que ha perdido desde la vuelta de las vacaciones navideñas. Las revoluciones de un equipo tan dependiente de sus piernas han bajado a niveles alarmantes, lo que supone que cualquier equipo le puede pintar la cara.

Ayer le tocó a un Rubin Kazan ordenado. Recordó a ese equipo que asaltó el Camp Nou en plena era Guardiola, cuando el mantra de Pep destrozaba rivales sin cesar. Sin una fisura en defensa, a la vez que aprovechaba lo que le regalaba el Atlético. Porque el Atlético regaló, y mucho. El primer presente fue el tempranero gol de Karadeniz tras el enésimo fallo de Asenjo en el rechace. La coartada del palentino sobre su infortunio en el club rojiblanco se desmorona en cada partido que disputa. Es un mal portero, no hay más de donde sacar.

Cuando el Atlético se quiso dar cuenta de que la Europa League es esa competición la cual defiende título, los rusos habían montado su línea defensiva. Ríete tu del cerco de Stalingrado. Por aire o por tierra, el Atlético se mostraba impotente e incapaz de imaginar una jugada peligrosa.

Al borde del descanso Sharonov decidió equilibrar fuerzas. Pensó el buen ruso que si con once jugadores en el trabajo defensivo el Atleti no entraba, quizás con 10 lo tendría más fácil. Y se autoexpulsó. Gracias por el detalle.

En el segundo acto, Simeone entró en una transitoria histeria contagiosa propia de la ribera del Manzanares. Dio por hecho que el Rubin Kazan no daba para más en ataque, y así fue, para arrojar todo lo que tenía en el área de Ryzhikov.

Con empuje, algunas veces recordando a la primera línea de ataque de los All Black, y poco, muy poco fútbol, arrinconaba el colchonero a los tártaros. Pudo ser Adrián (una especie de Benjamin Button futbolístico a la inversa) o Cebolla en sendas ocasiones clarísimas ocasiones los que hubieran puesto la igualada en el marcador. Hubiera sido lo más justo, pero ayer el destino tenía preparado un bofetón de realidad al Atlético.

La última jugada fue un epígrafe indigno para la defensa de un título. Hay vuelta en Moscú, pero el Atleti debe plantearse que con tan poco fútbol es difícil llegar mucho más lejos. Se avecina Sevilla en el horizonte…

A.Briega

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

No queda sino batirse Copyright © 2011 - |- Template created by O Pregador - |- Powered by Blogger Templates