lunes, 18 de febrero de 2013

0 Leo solo sabe silbar




Me da la impresión de que, en Madrid, las cosas de Cataluña se aceptan hoy por hoy mucho más en la calle que en las esferas gubernamentales.

Decía Josep Pla, en su “Madrid. Advenimiento de la República”.

Las altas esferas del fútbol, sin embargo, son una revista francesa y una Federación Internacional, que como la continental, hablan francés en la intimidad. Las cosas de Cataluña en Madrid, se aprecian como el tiqui-taca se aprecia en el Txistu entre chuletón y trago de vino de los de Prisa y adláteres que, para el asunto de la catalanidad, suelen ser las autoproclamadas esferas gubernamentales…del fútbol.

El fútbol es otra cosa, el fútbol son valores y, los valores hoy los marca Sor Lucia: “No ser del Barça és un pecat”.

La mayoría de los pecadores pasan su vida ofendiendo a Dios y confesándose.

A pesar de que Clemente XIV pudiera haberse referido a la prensa, la cita le viene como anillo al dedo a Leo, el tipo de futbolista al que hay que proteger. Proteger, por ejemplo de mostrar sus risas al balonear a distancia corta al piperío del Bernabéu como un Pearl Harbour en pequeñito. O de apartar a niños con vicios de Jimmy Jump, lanzándole dos gorilas en Los Cármenes. Valors, Sor Lucia, valors.

Baste decir que la sola comparación con Cristiano ya no resulta creíble para las esferas gubernamentales ni para la calle, pero si para quienes observamos hace tiempo que el no ser los niños cantores de Pep lleva a ejemplos de buena educación de la buena. Como proteger al niño.

Así que a uno, Messi le recuerda como a Holden Cauldfield le recordaba Harris Macklin:

“No paraba, y lo peor era que nunca decía nada que pudiera interesarle a uno. Sólo sabía hacer una cosa. Silbaba estupendamente”.

Ahora cambien el silbar por jugar al fútbol. Y desechen lo demás.

Darío Novo

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

No queda sino batirse Copyright © 2011 - |- Template created by O Pregador - |- Powered by Blogger Templates