domingo, 9 de diciembre de 2012

0 Cartas de César González-Ruano a Emilio Romero (II)




Noviembre,1957

Querido Emilio:

Contra los consejos médicos que aún no lo consideraban prudente, me he venido.

No debo aún ver a nadie ni quiero que se me vea hasta que esté un poco más potable. Creo que pueda ser cosa de cinco o seis días. A la primera persona que deseo ver y abrazar es a ti. ¡Qué maravilla de ser humano eres! Me he alegrad de todo; leí lo de Barcelona. Cualquier cosa llámame por teléfono. Si no en cuanto humanamente pueda, te veré. Me falla el pulso. Me he quedado como un Gironella cualquiera.

Te abrazo con todo agradecimiento y de corazón, César.

Emilio Romero
Los papeles reservados de Emilio Romero, 1985

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

No queda sino batirse Copyright © 2011 - |- Template created by O Pregador - |- Powered by Blogger Templates