jueves, 4 de julio de 2013

0 5ª Etapa: La primera de Cavendish

Cagnes-sur-mer-Marsella (228,5 km)



Y a la quinta llegó la vencida. Ni con los trazados escarpados en su final, el Tour logra romper la esencia de esos sprints finales en los que, quien más o quien menos, hacemos de riñones desde el sofá. A Cavendish (Omega) no le hizo falta siquiera eso. En la primera llegada en llano demostró por qué ha sido Campeón del Mundo así y lleva 24 victorias de etapa en su paso por la ronda gala. No tuvo rival. Sus sombras, Boasson Hagen (Sky) y Peter Sagan (Canondale) no pudieron en ningún momento con el británico tan líder en estos menesteres, como dejado para los deberes naturales de la carrera. Como es necesario –siempre- un poco de chauvinismo, diremos también que dos corredores españoles estuvieron entre los diez primeros. Las dobles jotas, Juanjo Lobato (Euskaltel) y José Joaquín Rojas (Movistar) fueron séptimo y noveno, respectivamente. Tan cerca, tan lejos.

El día discurrió con la normalidad de toda etapa que supera los 200 kilómetros: tedio, aburrimiento y escapada que finalmente no fue. El único revuelo en meta lo causaban los fotógrafos japoneses. Y es que, aun, nos sigue extrañando ver corredores japoneses en el Tour. Yukiya Arashiro (Europcar) formaba parte de la escapada junto a Lutsenko,de Gendt, Kevin Reza y Delaplace y Sicard, que cayeron cuando aún restaban 50 kilómetros para meta. Pero la ilusión de fotógrafos, corredor y un país se desmorona como se desmoronan estas escapadas de los anteriormente nombrados días tediosos: meta a la vista.

Nipones y sprints aparte, que ya es mucho decir, dos caídas volvieron a ser las imágenes aéreas del día.  La primera de ellas, sin apenas importancia, lanzó a unos ciclistas a la cuneta mullida a 50 de meta. La segunda, sin embargo, chocaría en suelo, de último kilómetro en concreto. La montonera fue tan grande, que temimos ver caras conocidas por aquello de la estadística. Pero hubo suerte para los nuestros. Por allí vimos a Pierre Rolland y al actual campeón del mundo, Philippe Gilbert. También vimos a algún Saxo y temimos lo peor antes de poner la radio y escuchar las tranquilizadoras palabras de Contador felicitando al equipo por haber evitado las dos caídas, las suyas, que a fin de cuentas, nos interesa chauvinísticamente. 

Darío Novo

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

No queda sino batirse Copyright © 2011 - |- Template created by O Pregador - |- Powered by Blogger Templates