lunes, 19 de noviembre de 2012

0 El charquito español


En “La linterna de Diógenes”, el peruano Alberto Guillénpregunta a Julio Camba por qué llama a su nuevo libro “La rana viajera”:

    –Porque España es un charquito donde ha vuelto la rana viajera que soy yo.
    
Por eso Alejandro Sawa, que muere “loco, ciego y furioso”, habla de la “demonarquía” española, o gobierno de las ranas.

    Ahí seguimos.

    En el charquito y aguantando a las ranas.

    La metáfora del charquito se hizo carne en el campo del Levante, con un españolazo de los de tirar la cabra desde el campanario rompiendo la cara al forastero, que era Cristiano, con la complicidad estólida de un árbitro que sigue arbitrando.

    Es lo que los publicistas del Gobierno llaman “Marca España”.

    Coges al Floyd Mayweather del fútbol, o mejor futbolista del mundo libra por libra, en definición de Sergio “Maravilla” Martínez, y lo arrojas a un charco para que el vencedor del duelo a garrotazos de Goya le parta la cara con un jab de codo mientras el noble pueblo soberano berrea, excitado, “ese portugués, qué hijo p… es”.

    Y entonces, igual que si uno mira “Tiburón” marcha atrás resulta que es una película en que un tiburón vomita gente hasta que abren una playa, la causa de la sangre de Cristiano es… Pepe, que al final del partido, en su vestuario, se agarra conBallesteros, que ha ido allí a interesarse por la salud de Cristiano como hemos visto que hacen en las películas de Coppola.
    
Para completar la “Marca España”, las ranas de la LFP cantan que el mejor entrenador es Guardiola y que el único jugador destacable del campeón de los 100 puntos y los 121 goles es…Casillas, que es su forma de tirar al pilón a Mourinho y a Cristiano, a costa de una imagen competitiva de cosa muerta y mamarracha.

    –Es que Pep es el Steve Jobs del fútbol –croa áticamenteValdano sobre una hoja de higuera griega.
    
¿Fue niño no deseado? ¿Creó al Barça en un garaje?

    Jobs vulgarizó el estrés del Eclesiastés con lo del tiempo limitado (traducido por Pep como “no hay día que no piense que mañana me voy”) y criticó a Bill Gates con frases de camiseta culé: “El único problema con Microsoft es que no tienen gusto: no le mete mucha cultura a sus productos”.
    
Que es lo que los Suslov del periodismo global en español reprochan a Mourinho en sus sesiones de psiquiatría represiva en la “psikhuska” mediática. La última, la manipulación de las emociones piperas desviando su atención del ojo cosido de Cristiano al esparadrapo de la tintorería en el escudo.

    –La mala suerte de Cristiano es Messi –dice, al fondo, Valdano, que, como se sabe, no calla.
    
Mira, Valdano: no es cosa de disputar esta Liga, que, visto lo de Valencia, parece que ha de ser el Alka-Seltzer español para el independentismo catalán. Pero ni Pep es Jobs ni Messi es Pelé, pues, como dicen que ha dicho Ronaldinho, debería ganar tres Mundiales, no marcar contra Getafe, Zaragoza o Mallorca.
    
Nacido portugués y jugando en el Atleti, Messi sería Futre en una tabla de “skate”.
    
Cruza el charco, Cristiano.

Ignacio Ruiz Quintano
ABC

Ir al blog de Ruiz Quintano, Salmonetes Ya No Nos Quedan

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

No queda sino batirse Copyright © 2011 - |- Template created by O Pregador - |- Powered by Blogger Templates